País invierte ¢70 millones en trabajo sobre los hábitos sexuales de la gente

Por: Ángela Ávalos 2 diciembre, 2015

La realización de la segunda encuesta nacional de salud sexual y reproductiva ha encontrado su principal escollo en los residentes de condominios en Uruca de Santa Ana y San Rafael de Escazú , en San José.

Según los trabajadores, quienes viven en estos complejos no los dejan ingresar para realizar la encuesta pese a que cuentan con una carta del Ministerio de Salud que explica la naturaleza del proyecto.

Los encuestadores regresarán este fin de semana a estos lugares a ver si los residentes responden el cuestionario, informó Marco Fournier, coordinador del trabajo de campo.

Esta encuesta se inició el 3 de noviembre y finalizará el 13 de diciembre. El cuestionario se le pasará a 3.200 personas entre los 15 y 64 años, de todo el país.

A la gente se le pregunta sobre fecundidad, sus prácticas de sexualidad, uso de métodos anticonceptivos, infecciones de transmisión sexual, derechos reproductivos y violencia sexual, entre otros temas.

La información es confidencial y los encuestadores van identificados.

Básico. Los datos que se recolecten servirán para planificar programas nacionales tendientes a garantizar una sexualidad saludable a la población, dijo el ministro de Salud, Fernando Llorca.

Lidia Montero Jiménez, funcionaria de la CCSS, explica a José Antonio Galeano, de 20 años, y a Gabriel Navarro, de 82, el correcto uso del condón, como parte de las actividades del Día Mundial del Sida. | ALBERT MARÍN
Lidia Montero Jiménez, funcionaria de la CCSS, explica a José Antonio Galeano, de 20 años, y a Gabriel Navarro, de 82, el correcto uso del condón, como parte de las actividades del Día Mundial del Sida. | ALBERT MARÍN

“Los datos recopilados nos darán insumos para desarrollar políticas públicas”, agregó Ana Helena Chacón, vicepresidenta de la República.

El estudio lo coordinan el Gobierno, el Centro Centroamericano de Población, la Asociación Demográfica Costarricense y el Fondo de Población de las Naciones Unidas.

Según Marco Fournier, coordinador del trabajo de campo, hasta el 1º. de diciembre se había entrevistado a 3.000 personas. En total, se están invirtiendo ¢70 millones.

“Solo quedan 14 sitios. Hay un par de sectores de clase alta que nos ha costado mucho, a pesar de que llevamos una carta del ministro de Salud y vamos identificados”, dijo Fournier.

“Tuvimos alrededor de 10 sectores peligrosos en el centro de San José, pero en general se ha trabajado bien. En estos lugares no trabajamos con las tabletas, si no con cuestionarios impresos, y hacemos la encuesta de día, nunca de noche”, agregó el especialista.

En estos últimos días, los encuestadores también han visitado las comunidades indígenas del país.

La primera encuesta de salud sexual y reproductiva se hizo en el 2010. Para la del 2015, se incluyeron otros módulos: uno sobre tabaquismo y otro sobre acceso a servicios de salud en casos de cáncer de mama, cérvix, próstata y testículos.