Se han registrado cuatro muertes en una semana

Por: Patricia Recio 9 diciembre, 2013

En el área de salud de Parrita se recibe un mínimo diario de dos personas heridas a causa de accidentes de tránsito.

Según el director de la clínica de ese cantón, Édgar Carrillo, en esta época se incrementan los percances por el aumento en la cantidad de vehículos que se dirigen a las playas o a hacer comprar a la zona sur del país.

Esta situación ha puesto en alerta a las autoridades de ese centro médico, quienes desarrollaron un plan de atención en conjunto con la Cruz Roja, Bomberos y la Fuerza Pública, quienes se ponen en contacto por mensajería WhatsApp para que un equipo multidisciplinario se prepare para hacer frente a este tipo de emergencias.

Además, tienen sistema de comunicación interno denominado "teléfono rojo", que consiste en una línea telefónica habilitada solo para la atención de llamadas que provengan del Cuerpo de Bomberos, Cruz Roja o Fuerza Pública.

El llamado surge, además, luego de que en ese sector se registraran cuatro muertes por accidentes en carretera en una semana.

El caso más reciente fue el del menor de nueve años, quien falleció junto a su madre en la comunidad de Damas. Otras tres personas resultaron con heridas graves. Se presume que el menor viajaba sin cinturón de seguridad, según el médico.

El vehículo chocó contra un árbol de guácimo, el cual evitó que se fuera a una acequia. Sus ocupantes, que viven en La Guácima de Alajuela, se dirigían hacia la zona sur a realizar compras. | JORGE UMAÑA
El vehículo chocó contra un árbol de guácimo, el cual evitó que se fuera a una acequia. Sus ocupantes, que viven en La Guácima de Alajuela, se dirigían hacia la zona sur a realizar compras. | JORGE UMAÑA

A este factor se suman otras condiciones de riesgo en esta ruta, como el estado de la vía, lo que provoca que las personas excedan los límites de velocidad. También está el cansancio de los conductores, la imprudencia y el consumo de alcohol.

Otra de las condiciones de riesgo es que esta ruta (Costanera Sur) atraviesa varias comunidades, donde es común que las personas transiten a pie, en bicicleta o motocicleta, lo que aumenta la vulnerabilidad de otros usuarios de la vía.

Según Carrillo, han hecho gestiones para que se coloquen reductores de velocidad o semáforos, pero en las dependencias respectivas les han indicado que eso no es posible por tratarse de una ruta nacional.