Presentó la solicitud en abril de este año para pedir la inspección y autorización correspondiente

Por: Manuel Avendaño A. 31 mayo, 2016
La FIV se aplicó aquí de 1995 hasta el año 2000, cuando fue declarada inconstitucional. | ADRIÁN ARIAS
La FIV se aplicó aquí de 1995 hasta el año 2000, cuando fue declarada inconstitucional. | ADRIÁN ARIAS

San José

El Centro Fecundar se convirtió este martes en la primera clínica privada de Costa Rica con autorización del Ministerio de Salud para aplicar la fertilización in vitro (FIV) en el país, después del litigio internacional en la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH).

Allan Varela, jefe de la Unidad de Servicios de Salud del Ministerio de Salud, confirmó que este martes le entregaron el certificado de autorización a ese centro médico para que inicie de una vez la aplicación de la técnica reproductiva en Costa Rica.

"La autorización estaba lista desde ayer, pero pasaron a retirarla este martes. La inspección al laboratorio se hizo la semana pasada y cumplieron con todos los requisitos que se establecen en la norma técnica para aplicar la FIV", agregó Varela.

En el Centro Fecundar confirmaron, vía telefónica, que ya cuentan con el aval del Ministerio de Salud para aplicar la técnica de fertilización asistida.

Incluso, aseguraron que tienen una amplia lista de pacientes que estaban esperando la luz verde de las autoridades para aplicarse le técnica; sin embargo, no dieron más detalles.

En la página web del Centro Fecundar se explica que aplican la FIV también en Panamá, además los requisitos para realizar la técnica a una persona, es que sea una mujer menor de 42 años o donante de óvulos menor de 35 años.

Los hombres y mujeres deben someterse a estudios inmunohematológicos para descartar problemas de implantación y pérdida gestacional.

Las personas que quieran aplicarse la FIV en este centro médico deben llevar un programa de orientación psicológica antes del procedimiento.

"Nuestro porcentaje de éxito es de 47% transfiriendo 2 Blastocistos (etapa temprana de desarrollo del embrión) de óvulos propios de la paciente y 65% con Blastocistos de óvulos donados. De los embarazos logrados con nuestro método, el 83% fueron de 1 solo bebé, 17% gemelos o de 2 bebés", indica la página web del Centro Fecundar.

Esta clínica cobra $3.500 (¢1.900.500 al tipo de cambio de este martes) por la parte médica de la FIV, que incluye los servicios de laboratorio de gametos, sala de operaciones, insumos, anestesia y los honorarios del médico por la aspiración de los espermatozoides y la transferencia a la mujer.

El catálogo de servicios incluye algunos costos de servicios complementarios como congelación de cigotos o embriones que cuesta $1.000 (¢543.000), la transferencia de cigotos o embriones congelado tiene un precio de $1.200 (¢651.600) y la aspiración testicular para extraer los espermatozoides cuesta $1.550 (¢841.650).

Conseguir un donante de óvulos cuesta $8.000 (¢4.344.000), mientras que conseguir un donante de semen tiene un precio de $500 (¢271.500), según se explica en la información de la página web del Centro Fecundar.

Hasta el momento solo el Centro Fecundar ha iniciado el proceso ante el Ministerio de Salud para aplicar la FIV en el país.

Norma técnica. La norma técnica es un instrumento legal que permite poner en práctica el decreto y establece la forma en que el Ministerio de Salud debe operar para dar autorizaciones a clínicas privadas que quieran aplicar la técnica reproductiva en el país.

La norma se publicó en el diario oficial La Gaceta el pasado 30 marzo y entró a regir a partir del 1.° de abril de este año.

Para elaborar la norma se creó una comisión de trabajo conformada por el Ministerio de Salud, el Colegio de Médicos de Costa Rica, especialistas en FIV, médicos especializados en ginecobstetricia y microbiólogos.

infografia
Ese grupo de especialistas trabajó desde octubre del año pasado en la redacción de la norma técnica con el fin de que entrara en vigencia en abril de este año.

El reglamento permite la implantación de solo dos óvulos fecundados (cigotos) en cada paciente por ciclo reproductivo.

Además, se exige a las clínicas privadas y a los establecimientos de salud de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) que cuenten con sus propios bancos para conservar en congelamiento (crioconservación) a los óvulos fecundados que no se pueden implantar a las pacientes.