Alianza permitirá implementar servicios de manera integral a las víctimas y evitar la revictimización

Por: Patricia Recio 13 agosto, 2013

La Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) y el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), crearon un convenio para atender de manera integral a las víctimas de delitos sexuales.

El acuerdo denominado "Equipos de Respuesta Rápida a Víctimas de Violación", promueve la implementación de servicios desconcentrados entre las instituciones, con el fin de atender integral y oportunamente a las personas que sufren una violación sexual en las primeras 72 horas de ocurrido el ataque.

Con esto buscan evitar la revictimización y disminuir la probabilidad de infección con VIH y otras enfermedades de transmisión sexual, además obtener las evidencias legales necesarias.

La doctora Gloria Terwes, coordinadora del programa de Prevención y Control del VIH y las Infecciones de Transmisión Sexual de la CCSS, aseguró que la iniciativa surge mediante la ejecución conjunta de un plan piloto entre ambas instituciones, con miras a una futura ampliación en todo el país.

El convenio establece que en el momento que la persona sufre una violación, ingresa a los servicios de emergencias y se activa una atención conjunta entre el médico del centro médico u el médico perito legal, así como el seguimiento psicosocial de la víctima.

Terwes aseguró, que este acuerdo permite brindar servicios de salud (profilaxis pos-exposición al VIH), administración de justicia (elementos probatorios de la violación) y la realización de pruebas de laboratorio comunes, ya ejecutadas por la CCSS a víctimas de violación, para que sus resultados sean utilizados por el Poder Judicial.

De esta forma se evitará la duplicidad de pruebas y la reiteración de entrevistas a las víctimas y su traslado de grandes distancias, pues actualmente deben desplazarse hasta San Joaquín de Flores en Heredia, para obtener servicios de medicina legal y laboratorios.

La iniciativa se implmentará con los equipos de respuesta rápida en el primer trimestre del otro año y comenzará como un plan piloto en los hospitales San Juan de Dios, Max Peralta de Cartago, Monseñor Sanabria de Puntarenas, Enrique Baltodano de Liberia y el Hospital Nacional de Niños, donde se coordinó con la Dirección de Farmacia del centro médico para que brinde apoyo y asesoría técnica a las áreas involucradas en el proyecto.

 La menor fue valorada en el Hospital Nacional de Niños. | ADRIANA ARAYA.
La menor fue valorada en el Hospital Nacional de Niños. | ADRIANA ARAYA.

La meta es extender esta alianza a otros hospitales, aunque en primera instancia se debe garantizar que en cada circuito judicial de jurisdicción de los hospitales de la CCSS haya disponibilidad de 24 horas del médico perito legal y los equipos interinstitucionales estén debidamente capacitados y habilitados para este proceso.

Jeannette Arias, directora de la Secretaría Técnica de Género del Poder Judicial, aseguró que este plan permitirá la desconcentración de servicios regionales en Medicina Legal y Ciencias Forenses, así como mejorar la recolección de evidencias, disminuir la impunidad, evitar la duplicidad de funciones y maximizar la inversión de recursos.

Actualmente el proyecto se encuentra en la etapa de capacitación del personal que estará involucrado en cada zona.

Según las cifras de la Caja durante el periodo 2010-2013, se presento un aumento anual de los egresos hospitalarios por abuso sexual, donde se registra que el 80% corresponde al sexo femenino y los menores de 15 años de edad, corresponden al grupo más afectado como víctimas del delito sexual.

La proporción más alta de personas víctimas de violación, se presenta en menores de edad, donde en los últimos tres años, el Hospital Nacional de Niños atendió un promedio anual de 19 menores víctimas de este delito y el 80% fueron niñas. Este centro médico registra el 20 % del total de los egresos, seguidos por la zona Sur en los hospitales Escalante Pradilla y Golfito.

Según Terwes, los datos representan a las personas abusadas que han requerido hospitalización por lesiones físicas y psicoemocionales, por lo tanto, resulta necesario destacar la existencia de otras víctimas que han sido atendidas en los servicios ambulatorios de la CCSS.