Por: Ángela Ávalos 4 septiembre, 2014

La Gerencia Médica y la Gerencia Financiera de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) ajustaron los requisitos para optar por el beneficio de seguro familiar, como paso previo para hacer realidad el aseguramiento de las parejas gais.

Según la Caja, unos 15.000 gais podrían asegurar a sus parejas. | ARCHIVO
Según la Caja, unos 15.000 gais podrían asegurar a sus parejas. | ARCHIVO

Los detalles de esos cambios trascenderán hasta que la Junta Directiva de la institución conozca el análisis integral de la figura de aseguramiento familiar, solicitado a esas gerencias desde mayo, cuando se acordó ampliar el seguro de salud a la población homosexual.

Según el gerente financiero, Gustavo Picado, se espera que sea hoy cuando los nueve directores de la CCSS analizarán la propuesta.

El estudio que se presentará forma parte de la reforma aprobada a los artículos 10 y 12 del Reglamento del Seguro de Salud. La modificación crea mecanismos más rigurosos para el acceso, suspensión y control de las personas que entran bajo esa modalidad.

“Se ha hecho un análisis y se están valorando otros ajustes al Reglamento del Seguro de Salud, procurando que toda la norma sea articulada y consecuente con el interés que se tiene de cumplir con la extensión de la protección del beneficio familiar”, explicó Picado.

Agregó que se trata entonces de equiparar la situación.

“Ahí pueden entrar los cónyuges, compañeros, hijos menores de edad, discapacitados, padres, hermanos que están cuidando a padres mayores de 65 años... se hizo un trabajo muy integral de toda la figura y, por supuesto, las parejas del mismo sexo son parte de los insumos”, resaltó Picado.

Si la Directiva aprueba el plan, las reformas entrarían en vigor tras salir en La Gaceta , lo que podría suceder a finales de setiembre o principios de octubre.

La protección por beneficio familiar es un esquema que aglutina al 44% de la población nacional, según datos de la Gerencia Financiera de la CCSS.

Más de 32.000 personas LGTBI (lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales) carecen de seguro. De ellas, cerca del 50% (15.300) podría tener alguna relación de convivencia.