Adquisiciones a Synthes superan los $3,4 millones anuales; otras cinco empresas venden insumos a hospitales públicos

Por: Ángela Ávalos 20 julio
Algunos de los pacientes fueron trasladados al Hospital Calderón Guardia, en San José.
Algunos de los pacientes fueron trasladados al Hospital Calderón Guardia, en San José.

La empresa cuestionada por el intento de fraude en la venta de insumos ortopédicos a la CCSS permanece en la lista de proveedores de la institución con contratos que podrían prorrogarse hasta el 2021.

Más de tres años después de que trascendiera el caso de la firma Synthes en el Hospital Calderón Guardia, la compañía vende hasta $3,4 millones anuales a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) en insumos para ortopedia.

Incluso, en febrero de este año, la Caja le hizo una compra directa urgente de sistemas de columna cervical torácica y lumbar, con un tope de hasta $1 millón, según información aportada por la Gerencia de Logística de la Caja a pedido de este diario.

Contratos Synthes
Contratos Synthes

El cambio más importante en la relación con Synthes es que la compañía dejó de ser proveedor único. Ahora, otras cinco empresas le suministran equipos como placas, tornillos y sistemas de osteosíntesis a los hospitales de la institución. Estas piezas son utilizadas para operar a pacientes con diferentes tipos de fracturas.

A Synthes Costa Rica S.C.R. Ltda. (absorbida por la multinacional Johnson & Johnson) se le relaciona con el intento de cobrar $2,3 millones en piezas utilizadas en operaciones de Ortopedia, en el Calderón Guardia, con el uso de facturas a nombre de personas fallecidas o que habían sido intervenidas en otras especialidades médicas.

Las supuestas irregularidades al parecer comenzaron a darse desde el 2011 pero fueron denunciadas ante el Ministerio Público hasta enero del 2014.

Indagaciones posteriores de la Auditoría Interna de la Caja confirmaron que la misma situación se habría dado en los hospitales San Juan de Dios, Max Peralta, en Cartago, y México, pero en menor magnitud.

El mecanismo que presuntamente se utilizó en estos otros tres casos fue similar: se intentó cobrar facturas al hospital utilizando nombres de pacientes de otras especialidades médicas –diferentes a Ortopedia–, que en sus intervenciones quirúrgicas no requerían tornillos o sistemas para unir fracturas de huesos.

Línea del tiempo Synthes
Línea del tiempo Synthes

Sin resultados, más de tres años después

Este caso está bajo investigación de la Fiscalía Adjunta de Delitos Económicos, Tributarios, Aduaneros y Propiedad Intelectual desde el 2014, sin que hasta ahora haya resultados o avances significativos.

Ante consultas de este diario, la oficina de prensa de la Fiscalía confirmó de que "el caso conocido como CCSS-Shyntes se encuentra en investigación".

"Actualmente, están pendientes los resultados de diversas pruebas, las cuales son analizadas por la Oficina de Planes y Operaciones, la Sección de Fraudes y la Sección de Delitos Económicos y Financieros, los tres, despachos del Organismo de Investigación Judicial (OIJ). También se está a la espera de informes finales por parte de las autoridades hospitalarias".

Para cada uno de los hospitales involucrados en este intento de fraude hay un expediente abierto:

El número 14-000049-612-PE, pertenece al Hospital Rafael Ángel Calderón Guardia. El 14-000477-612-PE contiene la investigación que se sigue en el Hospital Max Peralta Jiménez, en Cartago.

La investigación del Hospital México está bajo el caso número 14-000567-612-PE, y la del Hospital San Juan de Dios es la 15-000017-618-PE.

La Nación intentó, nuevamente, contactarse con representantes de la empresa, pero a la hora de cierre de esta nota no habían respondido la solicitud de información enviada por correo electrónico desde el 4 de julio.

En otras ocasiones, la empresa ha declarado lo siguiente: "Somos respetuosos de las instituciones costarricenses y dado que existe un proceso judicial que está en desarrollo, por el momento, no podemos referirnos al caso ni a la situación que usted describe. Como empresa, estamos comprometidos con el cumplimiento de las regulaciones nacionales e internacionales".

También se le consultó a las autoridades de la CCSS sobre el estado del proceso que se abrió internamente para determinar eventuales responsabilidades administrativas de funcionarios. Por medio de la oficina de prensa, contestaron que no se podían referir al asunto.

Un año después de que se descubrieran los hechos, la Caja obligó a los hospitales a reforzar los controles para estas compras. Entre ellas, la utilización de un sistema informático para registrar los insumos que se compran bajo el sistema de consignación (por demanda).