Plan incluye 113 obras, entre ellas la torre del Hospital Calderón Guardia y el centro de cuidados paliativos

Por: Ángela Ávalos 25 noviembre, 2015

En los próximos cinco años, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) planea construir la torre del Hospital Calderón Guardia, el Hospital William Allen de Turrialba, la Torre de la Esperanza y 33 nuevas sedes de Ebáis, como parte de su lista de proyectos de infraestructura y equipamiento.

La Junta Directiva de la entidad aprobó la inversión de ¢602.000 millones, los cuales serían utilizados a partir del próximo año y hasta el 2020.

La principal fuente de financiamiento es el seguro de enfermedad y maternidad, que aportará más de ¢212.000 millones, informó la presidenta ejecutiva de la Caja, María del Rocío Sáenz Madrigal.

Según la funcionaria, ese monto es una cifra récord, pues se pasó de 2,1% del presupuesto de salud para inversión en infraestructura y equipamiento en el 2011, a un 7% para el próximo año.

El presupuesto total de la CCSS para el 2016 ronda los ¢3,1 billones. Se espera la aprobación de la Contraloría General de la República, informó Sáenz.

La gerenta de Infraestructura y Tecnología, Gabriela Murillo Yenkins, dijo que cerca del 45% -más de ¢250.000 millones- serían inyectados en obras para hospitales, construcciones de sedes de áreas de salud y equipos básicos de atención integral en salud (Ebáis).

Además de los proyectos mencionados, se incluyen los quirófanos temporales del Hospital México, el reforzamiento del servicio de Urgencias del Hospital San Juan de Dios y, en la parte de equipamiento, la adquisición de más angiógrafos, tomógrafos, mamógrafos y máquinas de anestesia.

Murillo recalcó que esos 113 proyectos forman parte de un portafolio que fue analizado "muy seriamente" por la institución.

"Son los proyectos de mayor prioridad, los que ya cuentan con factibilidad técnica", dijo.

Las únicas pacientes que confirmaron sufrir problemas con el paclitaxel reciben sesiones de quimioterapia en el Hospital San Juan de Dios, en San José. | ARCHIVO
Las únicas pacientes que confirmaron sufrir problemas con el paclitaxel reciben sesiones de quimioterapia en el Hospital San Juan de Dios, en San José. | ARCHIVO

De todo el monto, el 41% está destinado al llamado tercer nivel de atención en salud, que incluye los hospitales nacionales y especializados como el México, el Calderón, el San Juan de Dios y el Nacional de Niños.

El 24% se invertirá en el segundo nivel (hospitales de Alajuela, Heredia y Liberia) y un 12% al primer nivel que incluye 105 áreas de salud y 1.039 Ebáis.

Gabriela Murillo reiteró el compromiso institucional de refozar paulatinamente la inversión en ese primer nivel pues, según dijo, en tanto los Ebáis funcionen como se espera y se complete su construcción y equipamiento, esto desahogará a los hospitales nacionales.

Etiquetado como: