Por: Patricia Recio 12 marzo, 2015

Una denuncia por el supuesto robo de sangre del Hospital Calderón Guardia tiene en alerta a las autoridades de la Caja Costarricense de Seguro Social.

De acuerdo con el aviso anónimo, el producto salió del banco de sangre del hospital para ser comercializado con algún centro médico privado, explicó Ólger Sánchez, subauditor de la institución.

“Nosotros hicimos un análisis y se conformó un equipo de auditores multidisciplinarios, expertos en el tema de salud”, manifestó el funcionario.

Como parte de la investigación, que se inició hace dos semanas, se está entrevistando a todo el personal relacionado con el manejo de sangre. Esto incluye a 120 funcionarios de laboratorio y a 10 del banco de sangre.

La CCSS espera concluir la pesquisa interna para luego determinar si lleva el caso al Ministerio Público.

Autoridades del Calderón Guardia iniciaron la investigación sobre supuesto tráfico de sangre hace dos semanas. | MARCELA BERTOZZI /ARCHIVO
Autoridades del Calderón Guardia iniciaron la investigación sobre supuesto tráfico de sangre hace dos semanas. | MARCELA BERTOZZI /ARCHIVO

Arnoldo Matamoros, director del hospital, dijo que el banco de sangre de la institución se abastece de donadores voluntarios y donadores por reposición (ofrecidos por los pacientes), así como del Banco Nacional de Sangre.

Reglas. El análisis que realiza la comisión hospitalaria contempla un estudio del marco jurídico y técnico sobre manejo de sangre. En el país, legislaciones como la Ley de Donación y Trasplante de Órganos y Tejidos Humanos y la Ley General de Salud prohíben la comercialización de sangre y otros fluidos. La conducta también está tipificada en el artículo 384 del Código Penal, que castiga el tráfico de órganos y fluidos.

El traslado de sangre entre hospitales es posible como donación, no como venta.