Por: Ángela Ávalos 30 septiembre, 2015

Keissyh murió el 25 de septiembre y Ámber está en estado crítico, situación que puso a las autoridades de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) a correr en busca de ayuda para retomar, cuanto antes, los trasplantes de hígado pediátricos.

A Génesis Romero se le hizo el trasplante en Venezuela. | ARCHIVO
A Génesis Romero se le hizo el trasplante en Venezuela. | ARCHIVO

La gerenta médica de la institución, María Eugenia Villalta Bonilla, confirmó que están rastreando opciones, pero no especificó de cuáles se trataría.

La urgencia se da porque dos especialistas que estuvieron en el Hospital de Niños en julio pasado para revisar a los pacientes candidatos al trasplante, no podrán regresar al país a durante los próximos seis meses.

Por eso, Villalta aseguró que realizan todos los esfuerzos posibles para reactivar el programa.

Sin embargo, en el centro médico infantil reconocieron, hace unas semanas, que tomaría unos dos años tener la capacidad instalada para hacer estas cirugías.

Por el momento, ya nueve enfermeras que participarían en el plan están terminando su capacitación, en tanto el equipo que fue a Venezuela para acompañar en su operación a Génesis Romero Saldaña, de un año, analizará los aprendizajes obtenidos tras la experiencia de ese trasplante.

La pequeña fue intervenida en el Policlínico de Caracas, el 21 de setiembre, para realizarse un trasplante con donador vivo, luego de que la CCSS aprobó enviar a la menor por su grave condición. Según Villalta, la niña se mantiene en estado crítico.

A finales de los años noventa, el Hospital de Niños protagonizó con éxito un programa de trasplante hepático con donador vivo. Estuvo a cargo de la cirujana Mariamalia Matamoros, quien ahora coordina el Centro de Cirugía Hepatobiliar de la Caja, con sede en el Hospital México, pero está enfocado en casos de adultos.