Campaña finaliza el viernes 14 de julio; institución valoraría ampliar periodo

Por: Ángela Ávalos 11 julio

La Caja admite tener dificultades para convencer a los enfermos de ponerse la vacuna contra la gripe.

A pocos días de finalizar la campaña nacional, cardiópatas, diabéticos y obesos siguen reacios a protegerse contra el virus.

La gerenta médica de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), María Eugenia Villalta Bonilla, confirmó este martes que la población con mayor riesgo de sufrir complicaciones por este virus no se ha acercado a los servicios de salud.

La campaña nacional finaliza este viernes 14 de julio, pero la Caja podría considerar ampliar el periodo.

"Tenemos que definir estrategias. Diariamente, monitoreamos el avance y creemos que entre miércoles o jueves deberíamos tomar una decisión.

"A veces, logramos terminar en la fecha y completar. Estamos abiertos a ampliar horarios, pero lo que necesitamos es que la población se acerque. Estamos yendo a grupos cautivos y las diferentes áreas de salud desarrollan estrategias para llegar a la gente", explicó Villalta.

Esta institución invirtió $5 millones en la compra de 1,3 millones de dosis, dirigidas a proteger a población de riesgo: adultos mayores, embarazadas, diabéticos, obesos, cardiópatas y niños entre los seis meses y los cinco años.

De las personas enfermas del corazón que viven en las ciudades de San José y Cartago, solo el 14% ya tiene la dosis, en tanto la cobertura entre diabéticos es un poco mayor, pero aún está entre las más bajas del país.

Según la CCSS, mientras Guanacaste logró que un 74% de estas personas se vacunen, en San José y Cartago esa cobertura apenas sobrepasa el 42%.

El virus de la influenza se transmite por las gotitas de agua que se dispersan en el aire cuando una persona tose o estornuda.

Por eso, el personal de salud le pide a las personas reforzar el lavado de manos y cubrir boca y nariz cuando estornudan.

Los datos publicados en la última semana revelan que la cobertura en esas poblaciones ni siquiera llega a la mitad de la meta inicialmente establecida.

Hasta el viernes anterior, se habían puesto casi 900.000 dosis, alrededor de un 65% del total, cuando el objetivo para esas fechas era tener, al menos, un 80%.

En este mes, está previsto que se inicie un pico de infecciones respiratorias con el virus de influenza a la cabeza.

Actualmente, se está en un pico pero por virus respiratorio sincitial, que afecta especialmente a los menores de un año.

El aumento en el número de consultas, sobre todo en el Hospital Nacional de Niños, llevó al Ministerio de Salud a declarar alerta sanitaria por el aumento de casos asociados al sincitial respiratorio.