Organizaciones sostienen que casos de abandono laboral son poco frecuentes

Por: Ángela Ávalos 15 abril, 2015

El riesgo de que algunos médicos usen el tiempo laboral con la CCSS para atender a pacientes de su consulta privada, obligó a los hospitales a incrementar el control sobre los horarios mediante el uso de relojes marcadores y hasta cámaras.

Según datos del Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica, de los 5.300 profesionales que laboran en la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), cerca de 3.000 no hacen ni guardias ni tienen disponibilidad, por lo cual dedican tiempo a su consulta particular.

Eso incrementa el riesgo de atender emergencias privadas en horas laborales con la institución pública, admitieron, por aparte, directores hospitalarios y representantes gremiales consultados por La Nación.

La normativa laboral de la Caja permite a los médicos solicitar a su jefe permiso sin goce de salario o vacaciones para atender las emergencias de sus pacientes privados.

El gerente administrativo de la Caja, Manuel León Alvarado, confirmó el reforzamiento de las medidas para garantizar la atención de los asegurados. Aclaró que las acciones se han tomado respetando los derechos de los trabajadores.

Acciones. El Hospital Nacional de Niños (HNN) es uno de los centros donde los controles se han reforzado, explicó su directora a. i. , Olga Arguedas.

Ellos tienen cámaras en el parqueo que registran la hora de ingreso y salida de los carros; y en diferentes servicios hay relojes marcadores para controlar el uso del tiempo extraordinario.

El funcionamiento de los relojes marcadores existe en los otros hospitales metropolitanos, como el México, el Calderón Guardia y el San Juan de Dios.

Hace seis semanas, en el Hospital de Niños se nombró a un coordinador de gestión de salas de operaciones.

La medida procura optimizar el uso del tiempo en los quirófanos para operar más pacientes. Como parte de los controles, está la vigilancia de la asistencia.

Desde hace varios años ahí tienen una comisión de inspección de horarios que, según Arguedas, supervisa, al azar, las entradas y salidas del personal.

Muchos de estos controles se han implementado por recomendaciones de la Auditoría Interna de la Caja a todos los centros.

A inicios del año pasado, uno de los cirujanos del Hospital de Niños aparentemente abandonó el quirófano. Supuestamente, salió a atender a un paciente en una clínica privada.

Según Arguedas, no se han vuelto a dar casos similares.

Excepciones. Para los presidentes del Colegio de Médicos y de la Unión Médica, Alexis Castillo y Edwin Solano, respectivamente, estos hechos son excepcionales.

“Esto, en medicina, da vueltas. Usted no puede prevenir en qué momento sucede una emergencia (de su consulta) particular”, manifestó Castillo.

Según el representante del Colegio de Médicos se han visto uno o dos casos de este tipo en los últimos años. El grueso de las denuncias son por competencia desleal y ejercicio ilegal de la profesión.

“Cualquier caso que aparezca, hay que investigarlo, pero ya controles sobran en la institución”, agregó Solano.