Turbinas S. A. tiene cinco meses para instalar equipos y remover elemento

Por: Ángela Ávalos 29 enero, 2014

La Junta Directiva de Acueductos y Alcantarillados (AyA) contrató a la empresa Turbinas S. A. para instalar los equipos que se encargarán de quitar el arsénico del agua que reciben siete comunidades de Guanacaste y el norte de Alajuela.

La decisión fue comunicada ayer por esa entidad, a través de un comunicado de prensa. No trascendió el monto de esa contratación.

La orden de inicio se dio ayer mismo, tras la cual la empresa tiene un mes para presentar los diseños definitivos, los planos de construcción y el cronograma de obras.

Después, contará con cuatro meses más para la construcción de las obras civiles, la importación e instalación de los equipos y los ajustes en las turbinas y los sistemas de propulsión de agua, señala el comunicado.

“El objetivo es que en un plazo de 5 meses ya estén funcionando los equipos; probablemente, los sistemas pequeños sean más sencillos en su instalación y puedan a entrar a trabajar un poco antes”, dijo Carlos Vargas, de la Dirección de Investigación y Desarrollo de AyA.

El año pasado, trascendió que un grupo de 24 poblaciones, ubicadas en las provincias de Guanacaste y Alajuela, consumían agua contaminada con niveles de arsénico mayores que los permitidos.

El consumo frecuente de este metal puede generar problemas graves a la salud de personas, entre ellos, diferentes tipos de cáncer.

El Ministerio de Salud instaló filtros en Bagaces. Patricia Moreno, de la comunidad El Recreo, tiene uno en su casa. | ARCHIVO/CARLOS VARGAS
El Ministerio de Salud instaló filtros en Bagaces. Patricia Moreno, de la comunidad El Recreo, tiene uno en su casa. | ARCHIVO/CARLOS VARGAS

En proceso. La instalación de los equipos beneficiará a más de 10.500 personas que viven en las comunidades de Bebedero de Cañas; Quintas Don Miguel, Falconiana, Agua Caliente y Montenegro de Bagaces; más Santa Cecilia de El Amparo y Cristo Rey de Los Chiles.

De acuerdo con lo que explicó Vargas en el comunicado, entre los costos de la empresa están las pruebas para garantizar el correcto funcionamiento de este sistema.

La Sala IV ordenó a AyA y al Ministerio de Salud proceder a corregir el problema que, en un principio, afectó a casi 40.000 habitantes.

La orden de los magistrados se dio el 5 de junio del año pasado, y contempla determinar la causa de la contaminación y garantizar a estos ciudadanos el suministro de agua potable.

Además de instalar los equipos, AyA abrió un pozo de agua potable para la comunidad de ASA5, en Aguas Zarcas de San Carlos. La entidad aseguró que el agua que se le dará a esa población cumplirá todos los requisitos de potabilidad.

A la fecha, el AyA ha repartido 42 millones de litros de agua en 14 comunidades afectadas por la contaminación con arsénico, y realiza una inversión que se calcula será de ¢3.000 millones cuando finalice este año.

Etiquetado como: