Listas de espera y medicamentos están entre las demandas más frecuentes

Por: Ángela Ávalos 19 abril, 2016
Las principales quejas de los pacientes tienen que ver con las largas esperas para una cita con un especialista, cirugía o examen diagnóstico. Además, hay demandas por medicamentos de mejor calidad, aseveran algunas de las asociaciones que se han formado para defender estos derechos de los asegurados. | ARCHIVO
Las principales quejas de los pacientes tienen que ver con las largas esperas para una cita con un especialista, cirugía o examen diagnóstico. Además, hay demandas por medicamentos de mejor calidad, aseveran algunas de las asociaciones que se han formado para defender estos derechos de los asegurados. | ARCHIVO

Las mujeres con cáncer de mama reciben radioterapia con acelerador lineal y no con bomba de cobalto desde hace varios años, gracias a una de las luchas que encabezó la Asociación Nacional Segunda Oportunidad de Vida (Anasovi).

Anasovi también se atribuye la introducción del trastuzumab –un medicamento oncológico– en el cuadro básico de la Caja, y el apoyo a la lucha de un grupo de padres de niños en espera de trasplante hepático.

Con una década de fundada, esta asociación es uno de los grupos que se han creado para exigir a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) mejorar la atención de los enfermos.

En su caso, la forma de trabajo se basa en informar a los pacientes sobre sus derechos y obligaciones, y en interponer recursos de amparo ante la Sala IV, más de 5.000 en diez años, informó su vicepresidenta, Ana Gloria Romero Hernández.

“Cuando el paciente está dentro del sistema, todo fluye, pero llegar al servicio es lo que se le dificulta. En los Ebáis empiezan a ‘batear’ y mientras logran la atención en el hospital han pasado por un camino de maltrato”, comentó Romero.

Las listas de espera, la solicitud de medicamentos y las quejas por maltrato son los casos que más trabajan en estos grupos.

Uno de los de más reciente formación es la Asociación Ayuda a Pacientes en Lista de Espera, creada por Gloriana García Méndez a partir de su propia experiencia como enferma. Ella tuvo que esperar ocho años para que la operaran de un mioma, un tumor benigno que genera complicaciones a nivel uterino, como hemorragias intensas.

Este grupo ayuda a los pacientes a presentar recursos de amparo para que les agilicen la atención en los hospitales. Asevera que tramita un promedio de 15 diarios.

“Yo no peleo con la Caja. Los costarricenses somos bendecidos por tener una institución como esta, pero, lamentablemente, ahí dentro trabajan personas ineficientes que no quieren hacer su trabajo y no se comprometen con el paciente”, dijo García.

En los seis meses que tiene de funcionar, esta asociación afirma haber ayudado a unas 150 personas a agilizar la atención.

Propuestas. Existen otras agrupaciones más enfocadas en proponer medidas que den solidez financiera y mejoren la gestión.

Una de ellas está la Asociación Nacional de Asegurados, creada hace seis años.

“Nosotros hemos sido serios, hemos estudiado y buscado soluciones que se le han planteado a la Caja, pero la respuesta hasta ahora ha sido el silencio”, dijo su vicepresidente, Armando Acuña Delgado.

Entre sus propuestas está el traslado a la Caja del seguro de riesgos del trabajo –actualmente en manos del Instituto Nacional de Seguros (INS)–, y la formación de un distrito hospitalario en San José, con el Hospital Calderón Guardia como cabeza.

Además, hay alrededor de medio centenar de grupos vinculados a enfermedades crónicas y degenerativas que apoyan a pacientes y a familiares en el tratamiento de enfermedades como la diabetes o el cáncer.

Estas agrupaciones colaboran en dar a conocer la enfermedad, y las vías que hay para prevenirla o tratarla.

Organizaciones como Anasovi trabajan en conjunto con otras redes, como la de cáncer de mama, y han logrado reconocimiento al punto de participar en foros interinstitucionales con dependencias como el Ministerio de Salud, la Caja o el Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu). “La intención es mejorar la calidad y la oportunidad en la atención de los enfermos. Incluso, estamos tratando de ver si hacemos un proyecto de ley con la Caja para ver cómo hacemos con los medicamentos de alto costo”, dijo Romero. ”La Caja debe tomar en consideración con mayor interés la opinión de los usuarios”, aseguró el defensor adjunto.