Hospitales obligados a proteger intimidad de estos pacientes y procurarles un espacio físico adecuado

Por: Ángela Ávalos 18 mayo, 2016

Los servicios de emergencias de los hospitales de la Caja están obligados a dar atención prioritaria a todos los adultos mayores de 80 años.

Según informó la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) en un boletín de prensa, desde que ingresa una persona de 80 años o más a uno de estos servicios debe ser reportada por el personal administrativo al encargado de enfermería de turno, con el fin de agilizar su valoración médica y los exámenes o trámites pendientes.

Esa medida forma parte de un lineamiento de acatamiento obligatorio emitido por la Presidencia Ejecutiva y la Gerencia Médica en diciembre pasado.

Ese lineamiento establece la obligación de tratar con respeto a la persona adulta mayor, "preservando su intimidad y respetando su dignidad, brindando atención ágil, oportuna, humanizada, individualizada, centrada en la persona, con intervenciones basadas con pronóstico funcional".

Entre las acciones que se deben desarrollar en esa vía, está la obligación del personal de salud de informar a estos pacientes y a sus familiares o cuidadores sobre el estado de la persona y el tratamiento; y garantizar la total privacidad y comodidad de estos enfermos.

Los servicios de Emergencias son los que, en primera instancia, reciben los casos de víctimas de violencia intrafamiliar. (Foto con fines ilustrativos)
Los servicios de Emergencias son los que, en primera instancia, reciben los casos de víctimas de violencia intrafamiliar. (Foto con fines ilustrativos)

De acuerdo con la Caja, cada servicio de emergencia debe adaptar áreas físicas para la atención de adultos mayores con sillones o camillas especiales para ellos.

La prioridad será el buen trato para lo cual se inició un proceso de capacitación enfocado en la sensibilización para la atención del adulto mayor en todos los servicios de emergencia, informó la Caja.

Se formará a personal administrativo, de seguridad, aseo, profesionales en enfermería, medicina, disciplinas afines y personal de apoyo, con cursos cada seis meses.

Vilma García Camacho, del programa de atención a la persona adulta mayor de la CCSS, explicó que la pretensión es que, desde el enfoque de derechos, se visibilice las necesidades que tiene esta población y se busque la adecuación de la atención en los servicios de emergencias.

García dijo que se pretende trabajar en equipo, hacer revisiones de las necesidades esta población y de la capacidad instalada de los servicios de cada uno de los hospitales y áreas de salud.

La funcionaria informó de que se harán estudios de las necesidades de cada uno de los servicios de emergencias en los hospitales, para mejorar la atención a este grupo etario del país.

La población costarricense está en pleno envejecimiento. Se calcula que para el 2025 habrá casi 900.000 adultos mayores en el país. En el 2020, un 16% de la población tendrá más de 60 años y presionarán los servicios de salud.

En los últimos años, los egresos hospitalarios entre los ancianos han crecido a un ritmo de 2,3% anual, las consultas especializadas para esta población también aumentaron un 4,2% y las atenciones de urgencias subieron un 6%. Este crecimiento será sostenido durante las próximas décadas.