87 de 481 distritos carecen de servicio de recolección de basura; pobladores usan lotes baldíos y calles para lanzar desechos

Por: Ángela Ávalos 17 febrero, 2016

Las municipalidades enviaron 950.000 toneladas de basura a rellenos y vertederos en el 2014, y solo recuperaron 12.145 toneladas para reciclaje y compostaje.

Lo anterior representa apenas un 1,26% de toda la basura que producen los cantones, revela un informe de la Contraloría General de la República (CGR) que analizó la calidad del servicio de gestión de desechos en los gobiernos locales durante el 2014.

Esta situación se sigue dando a pesar de que, según estimaciones del Plan de Residuos Sólidos (Presol), un 93% de los residuos generados en el país son aprovechables, cita el informe.

La falta de aprovechamiento de residuos se complica con el estado de los vertederos. La Contraloría advierte que "en estos sitios se depositan los residuos sin técnica o mediante técnicas muy rudimentarias, y en el que no se ejerce un control adecuado. Por ello, es probable que estén provocando afectación al ambiente".

Según la Contraloría, los problemas en la recolección de basura obligan a muchas personas a depositar los desechos en cualquier parte. (Foto: Mayela López)

El anterior es tan solo uno de los problemas más importantes en la gestión de desechos sólidos que realizan las 81 municipalidades del país.

Según la investigación, "la mayoría de gobiernos locales no han demostrado que el servicio de recolección de residuos a su cargo, se brinda en apego a principios de eficacia y eficiencia, de modo que se atiendan completamente las necesidades de todos los habitantes del cantón en esta materia, y a su vez, se garantice la prestación de un servicio con la mejor calidad, con procesos de recolección optimizados, al menor costo posible y orientado a evitar que se siga desperdiciando el valor que realmente tienen los residuos ordinarios".

Entre otras deficiencias detectadas está la ausencia de servicio de recolección en varias comunidades de 70 cantones.

En total, son 87 distritos (de 481) en donde los habitantes se ven obligados a enterrar, quemar o botar la basura en lotes baldíos.

Hay fallos en la organización de las rutas de recolección, la frecuencia con que pasa el camión de la basura y el estado de estos vehículos, la mitad de los cuales no se encuentra en óptimas condiciones para atender la demanda.

La Contraloría encontró que en un 34% de los distritos del país los vehículos recolectores pasan una vez a la semana, incluso, con una frecuencia menor.

Aproximadamente, dice el informe, a unas 360.000 viviendas se les recoge la basura una vez a la semana o menos. En un 58% la recolección se hace dos veces a la semana, y solo en un 8% pasa tres veces.

Además, únicamente en 71 distritos se hace la recolección separada de residuos.

A partir de estos y otros hallazgos, la Contraloría solicitó a los 81 alcaldes corregir las debilidades asociadas a la gestión del servicio de recolección de residuos ordinarios.

A 14 gobiernos locales se les pidió tener un plan municipal de gestión integral de residuos.