Mayoría de ausencias se dieron entre jueves y viernes sobre todo en el Escalante Pradilla y San Juan de Dios

Por: Ángela Ávalos 9 octubre
Decenas de personas se protegieron en varios albergues en el cantón de Garabito, Puntarenas. Personal de salud de la CCSS visitó estos lugares.
Decenas de personas se protegieron en varios albergues en el cantón de Garabito, Puntarenas. Personal de salud de la CCSS visitó estos lugares.

Alrededor de 3.500 pacientes perdieron sus citas en los hospitales de la CCSS, entre jueves y viernes, producto de las inundaciones que causó la tormenta tropical Nate.

Además, se dejaron de hacer en ese mismo periodo 45 operaciones programadas, informó la mañana de este lunes la gerenta médica de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), María Eugenia Villalta Bonilla.

La reprogramación de esas citas y las que se acumulen en los siguientes días debido a esta emergencia nacional, se realizará durante todo el mes de octubre, dijo Villalta.

Los hospitales con más pacientes ausentes en las consultas con los especialistas fueron el Escalante Pradilla, en Pérez Zeledón, con 659 citas perdidas; seguido del Hospital San Juan de Dios, en San José, con 645.

Este hospital capitalino atiende personas de la zona de Los Santos, una de las más afectadas con el cierre de caminos por inundaciones o derrumbes.

En el Hospital México, en San José, se perdieron 598 citas, y en el Max Peralta de Cartago, 427. Al hospital puntarenense no se presentaron 325 pacientes, y al de Ciudad Neily 142, informó la gerenta.

Según María Eugenia Villalta, es muy probable que en los siguientes días se mantenga el ausentismo por esta causa, pues todavía hay localidades incomunicadas por la caída de puentes o carreteras cortadas.

La institución asegura que no hay faltantes de medicamentos, y que a la fecha han logrado poner a funcionar 47 de los 80 Ebáis que sufrieron algún tipo de daño producto de la crecida de las aguas.

Hasta este lunes, la CCSS no había detectado ningún brote de enfermedades producto de las inundaciones por la tormenta Nate. En sitios como Parrita, la vigilancia sanitaria es permanente.
Hasta este lunes, la CCSS no había detectado ningún brote de enfermedades producto de las inundaciones por la tormenta Nate. En sitios como Parrita, la vigilancia sanitaria es permanente.

Hasta la mañana de este lunes, se mantenían fuera de operación 33 Ebáis, en lugares como Los Santos, Mora y Oreamuno, informó Daniel Quesada Rodríguez, director del Centro de Atención de Emergencias y Desastres (CAED), de la Caja.

El funcionario dijo que se espera poner en operación nuevamente esos equipos en los próximos días, pues no se ha reportado daño total que obligue a la salida permanente de funcionamiento.

Los problemas que estos centros tienen es por la falta de agua o de fluido eléctrico, que aún afecta a varias comunidades del país.

Riesgos

La atención en salud también se está enfocando en los damnificados que se encuentran en albergues. La última cifra oficial, con fecha de domingo en la noche, daba cuenta de 7.700 personas.

La mayor cantidad de personas que aún no regresa a sus casas se ubica en la región Chorotega (Guanacaste), donde permanecen en albergues 4.602 damnificados.

Prevención tras Nate
Prevención tras Nate

La epidemióloga de la Caja, Catalina Ramírez, confirmó que la mayor preocupación que existe es por la presencia de aguas estancadas y las limitaciones con el abastecimiento de agua potable en las comunidades afectadas.

Estos problemas se convierten en caldo de cultivo para las llamadas enfermedades vectoriales: transmitidas, por ejemplo, por zancudos o ratas; entre ellas, dengue, zika, chikunguña y leptospirosis.

Aunque hasta el momento no se han registrado brotes de ninguna enfermedad, el personal de salud de la CCSS se mantiene alerta, solicitando a la población damnificada que, en la medida de sus posibilidades, mantenga la higiene –sobre todo, el correcto lavado de manos– y evite tomar agua que pueda estar contaminada.

Según Daniel Quesada, solo se han tenido que hacer diez traslados urgentes desde los sitios en alerta roja hasta hospitales capitalinos.

En el grupo había una embarazada de alto riesgo, un niño con infección respiratoria aguda y varias personas con traumas. Todos, aseguró Quesada, se encuentran fuera de peligro.

El más reciente boletín epidemiológico del Ministerio de Salud –con corte al 5 de octubre–, da cuenta de 310 casos registrados de zika, 320 de chikunguña y 4.643 de dengue en lo que va del año.

Estas enfermedades, transmitidas por el zancudo Aedes aegypti, podrían experimentar un aumento de casos cuando bajen las aguas.

Lávese bien las manos.
Lávese bien las manos.