Por: Patricia Recio 20 julio, 2013

El 45% de los vehículos que utilizan la vía a Caldera cuando se aplica la reversibilidad, circula a velocidad temeraria, mientras el 40% va por encima del límite permitido.

Lo anterior se desprende de un informe elaborado por el Laboratorio de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme) en el que se señala la peligrosidad que representa el uso del carril reversible –utilizado por la concesionaria Autopistas del Sol– en la autopista a Caldera.

La reversibilidad en la vía a Caldera se usa los fines de semana. | ARCHIVO.
La reversibilidad en la vía a Caldera se usa los fines de semana. | ARCHIVO.

Luis Guillermo Loría, del Programa de Infraestructura del Transporte (Pitra), explicó que la alta velocidad de los conductores se conjuga con lo resbaloso del asfalto de la carretera.

“Un informe nuestro dice que el pavimento es un poco resbaloso; así que si un vehículo va a 120 kilómetros por hora, va a necesitar varias decenas de metros para frenar”, explicó.

Además, el funcionario agregó que la falta de señalización en el sentido contrario, sea temporal o permanente –que permita al conductor orientarse–, es urgente, pues todas las señales están en el sentido usual de la ruta.

El funcionario del Lanamme subrayó la falta de vigilancia policial en la mayor parte del recorrido para controlar la alta velocidad.

Entre las recomendaciones, destacó la necesidad de mayores controles tanto automáticos como con oficiales, además de una señalización adecuada según el sentido de circulación.

Autopistas del Sol dijo que no han sido notificados del informe y no se referirán a este. Colaboró el periodista Luis Miguel Herrera C.