Por: Mercedes Agüero 25 junio, 2013

Recope le solicitará una adición y aclaración a la Contraloría General de la República sobre los alcances de la orden girada por ese ente el jueves anterior de que no se utilice el estudio de factibilidad de la refinería conjunta con China.

La Contraloría frenó el plan al determinar conflicto de interés, ya que la empresa a la que se contrató el estudio de factibilidad está ligada a la petrolera China National Petroleum Corporation (CNPC).

CNPC, a su vez, es el socio de Recope en la obra de $1.500 millones que se haría en Moín, Limón. Según la Contraloría, el estudio lo debió haber hecho una empresa ajena a las partes y no con algún interés.

La empresa contratada para el estudio de rentabilidad es Huanqiu Contracting & Engineering Corporation (HQCEC), a la que se pagaron $1,5 millones y luego de sus estudios determinó que la inversión sí es rentable.

Ahora, el propósito de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) es poder dimensionar lo señalado por la Contraloría y salvaguardar los recursos invertidos en etapas posteriores, como ingeniería básica. Así lo divulgó anoche en un comunicado de prensa.

Lineamiento. El gerente de Recope, Jorge Rojas, explicó que en cualquier decisión que se tome respecto a la refinería, se tendrá como norte la generación de empleo en Limón, así como garantizar, la independencia energética, el abastecimiento y la producción de combustibles de mejor calidad ambiental.

El reporte indica que la empresa ya trabaja en un plan integral de producción de combustibles el cual incluye refinación, producción de asfaltos, aprovechamiento de subproductos de la refinación y uso de biocombustibles como etanol y biodiésel.