Refinadora pedirá criterio al Incae sobre viabilidad financiera de plan con China

Por: Mercedes Agüero 6 septiembre, 2013

La Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) pedirá opiniones a otros expertos sobre el proyecto conjunto con China para la ampliación y modernización de la refinería de Moín, Limón.

Al Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae) se le solicitará criterio sobre la viabilidad financiera del plan, cuya inversión sería de $1.500 millones.

También se acudiría a petroleras reconocidas de la región, como Petrobrás, de Brasil, o Pemex, de México, para que se pronuncien sobre la factibilidad técnica.

La refinería de Moín, en Limón, está paralizada desde agosto del 2011. Sus empleados se dedican especialmente a labores de mantenimiento y desmontaje de algunas de las unidades. | JORGE NAVARRO, ARCHIVO.
La refinería de Moín, en Limón, está paralizada desde agosto del 2011. Sus empleados se dedican especialmente a labores de mantenimiento y desmontaje de algunas de las unidades. | JORGE NAVARRO, ARCHIVO.

Litleton Bolton, presidente de Recope, informó de que, por los costos que tuvo el plan hasta ahora, se acudirá a terceros independientes para validar lo que se ha hecho.

La empresa ya giró $50 millones para este proyecto, pero, según Bolton, solo la mitad se ha ejecutado.

“Recope no quiere participar de ningún proyecto fallido. Este plan tiene que estar químicamente puro para ejecutarlo, puro en todas sus instancias desde el punto de vista de su viabilidad”, dijo el jerarca.

El plan con los asiáticos para ampliar la capacidad de la antigua refinería de 25.000 barriles de crudo diarios a 65.000 barriles, fue suspendido en junio por la Contraloría General de la República, al encontrar irregularidades en el estudio de factibilidad.

El ente contralor advirtió a la empresa de que no puede utilizar el estudio de factibilidad pues fue elaborado por una empresa relacionada con CNPC, la petrolera china socia de la Refinadora en el proyecto.

No obstante, según el nuevo jerarca de Recope, no todo lo hecho está mal y es posible rescatar parte de los estudios previos.

Los criterios de estos expertos estarían disponibles en seis meses.

A la vez, la empresa trabaja en los términos para contratar un nuevo estudio de factibilidad. Si se concluye que el plan con los chinos no es conveniente, se desechará.

En ese caso, la Refinadora contrataría un nuevo estudio de factibilidad para definir el futuro de su vieja planta de Moín.