Expertos también señalaron defectos en taludes y problemas para frenado en varios puntos de la vía

Por: Diego Bosque 6 septiembre

El creciente deterioro que sufren desde el 2014 las radiales de El Coyol y Atenas, en la ruta 27, obligan a reconstruir esas secciones de la carretera.

Esa es una de las conclusiones del último informe de evaluación de esa vía, presentado este miércoles por el Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme) de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Baches, deformaciones, grietas y huecos son parte de las defectos hallados por el equipo de inspectores del Lanamme.

De acuerdo con el Laboratorio, esos desperfectos se han incrementado entre el 2014 y el 2016, lo cual pone en riesgo el funcionamiento de la vía y la seguridad de los usuarios.

Roy Barrantes, coordinador de la Unidad de Gestión y Evaluación de la Red Vial Nacional de Lanamme, explicó que si el Consejo Nacional de Concesiones (CNC) no presiona a Globalvia, concesionario de la ruta, a mejorar la calidad de las radiales, las condiciones empeorarán aceleradamente.

"Nosotros venimos evaluando la condición de las radiales y hemos detectado que todos los años tienen la misma situación, pareciera que el concesionario no se ha preocupado por mejorarlas. Quiero aclarar algo, no es que ellos (Globalvia) estén incumpliendo el contrato, porque en ese aspecto (las radiales) el contrato no exige mucho y las radiales no tienen la misma calidad que la troncal principal, pero lo que pensamos es que esas radiales van a empezarse a deteriorarse de manera acelerada", afirmó el funcionario.

Ante consulta de La Nación, una vocera de Globalvia respondió que desconocen el informe citado y que, por lo tanto, no tienen comentarios al respecto.

Otros problemas. El análisis del Lanamme también reveló que los problemas de exudación sobre la calzada aumentaron, lo cual provoca problemas de frenado a los vehículos.

La exudación es la formación de una capa delgada del ligante utilizado para crear la mezcla asfáltica que se refleja sobre el pavimento, lo cual ocasiona inconvenientes a la hora de frenar y aumenta el riesgo de derrapes. El deterioro se origina por colocar asfalto de mala calidad.

En mayo, el Lanamme ya había advertido de este inconveniente al Consejo Nacional de Concesiones. En una nota enviada a esa entidad se indicó que detectaron exudaciones bajas en un área de 2.300 m² y severas en una superficie de 2.900 m². La mayoría de puntos con exudación están en el tramo entre Ciudad Colón y Orotina.

¿Qué es una exudación en el asfalto?
¿Qué es una exudación en el asfalto?

El documento agrega que, de forma general, la vía tiene "muy buena capacidad estructural", lo que quiere decir que las condiciones del camino son buenas.

Por esta vía transitan hasta 100.000 vehículos en el tramo Sabana-Ciudad Colón, mientras que en el tramo Orotina-Caldera cerca de 30.000.

La concesión

La ruta 27, inaugurada desde 2010 bajo el modelo de concesión, tuvo un costo de $301 millones. Hasta marzo de 2016 se había pagado al concesionario $136 millones, lo cual equivale a un 45%.

No obstante, conforme avanzan los años desde la apertura, la amortización a la deuda es menor, pues una cláusula del contrato obliga a deflactar los ingresos por peajes; es decir, llevarlos al valor de noviembre del 2000, año en el que se firmó el convenio de concesión.

La concesión es por un plazo de 25,5 años y vence en el 2033.

"Estamos promoviendo este tipo de modelos como la concesión ¿Por qué? porque el país financieramente hablando no tiene opción de construir proyectos viales con fondos soberanos y tenemos que migrar hacia modelos donde se trasladan riesgo, como en el caso de la concesión", añadió Barrantes.

El CNC tiene pendiente responder a la propuesta de Globalvia para la ampliación de la vía, cuyos diseños analiza desde hace tres años.

Etiquetado como: