Por: Sofía Chinchilla C. 4 septiembre, 2016
Carmen González es jefa de hogar y madre de dos hijos: Emerson, de dos años, y Britney, de nueve. La casa en la que viven es pequeña, de madera y sin vidrios. Además de ser el refugio de la familia, también es el lugar donde la madre estudia para sacar el bachillerato, el primer paso para alcanzar su meta de convertirse en maestra. | ALONSO TENORIO.
Carmen González es jefa de hogar y madre de dos hijos: Emerson, de dos años, y Britney, de nueve. La casa en la que viven es pequeña, de madera y sin vidrios. Además de ser el refugio de la familia, también es el lugar donde la madre estudia para sacar el bachillerato, el primer paso para alcanzar su meta de convertirse en maestra. | ALONSO TENORIO.

¿Cómo califica, hasta ahora, la ejecución del plan Puente?

Puente ha sido un cambio de paradigma en el método de atención (...); la idea no es que la gente en pobreza venga a hacer filas, sino que, mediante la priorización, nosotros vayamos a buscarlos.

”La búsqueda de familias dejó de tener un tinte político y se sustenta por instrumentos técnicos (...). En el primer año, cumplimos el objetivo de tener la mitad de las familias. El año entrante entrarán las demás, para llegar a las 54.600”.

¿Cómo describir a las familias en pobreza extrema?

Si bien es cierto, tienen una falta de ingresos para cubrir sus necesidades básicas, como la alimentación o que los chicos vayan a la escuela, también valoramos la situación de infraestructura del hogar y los servicios que reciben: desde Internet hasta agua potable y electricidad.

San Isidro de El General es el distrito donde más familias se han incorporado al plan Puente. ¿Por qué?

La Región Brunca es la que concentra la mayor cantidad de pobreza del país, entonces es absolutamente coincidente. En Pérez Zeledón, pasa mucho que los hombres migran fuera del país y que las mujeres queden solas, lo que provoca vulnerabilidad.

En el 2014, la pobreza extrema alcanzó su punto más alto, con un 6,7% de la población. ¿A qué cree que se deba?

Mi tesis es que tiene que ver mucho con que quienes recibían beneficios de las entidades eran los que tenían el conocimiento para llegar a la institucionalidad, y los que están en pobreza extrema no tienen ni los pases. Entonces, por mucho tiempo, las ayudas llegaban no necesariamente a la población en pobreza extrema.

”Otra razón es que la distribución y planificación de recursos no se hacía con respecto a información técnica, sino sobre la base de decisiones políticas, y que los recursos de las instituciones se daban de forma desarticulada”.