Por: Rebeca Madrigal 2 mayo
Gonzalo Ramírez, a su salida de la jefatura de fracción del PLN. Antonio Álvarez recordó que el acuerdo del bloque opositor era impulsar un candidato de un partido minoritario para el último año de esta administración.
Gonzalo Ramírez, a su salida de la jefatura de fracción del PLN. Antonio Álvarez recordó que el acuerdo del bloque opositor era impulsar un candidato de un partido minoritario para el último año de esta administración.

El vicepresidente del partido evangélico Renovación Costarricense, Rafael Matamoros, al cual pertenece el nuevo presidente legislativo, Gonzalo Ramírez, asegura que la agrupación se les salió de las manos y se unió a Liberación Nacional (PLN).

Así lo dijo luego de que este 1.° de mayo, el candidato presidencial liberacionista, Antonio Álvarez Desanti, impulsó a Gonzalo Ramírez para que alcanzara la presidencia del Congreso.

El exdiputado Justo Orozco, presidente de la agrupación, es más indulgente al reconocer el logro de Ramírez en el primer poder de la República. "Es un logro del partido, con palancas o como sea. Yo no lo hubiera hecho, pero él lo hizo. ¿Por qué yo no? Porque Justo Orozco no es tureca de nadie", dijo.

En tanto, el vicepresidente Matamoros afirmó: "Realmente a nivel de partido el problema es que don Gonzalo Ramírez tiene raíces muy cimentadas en Liberación. La esposa (Paula Vargas) es la vicealcaldesa con Johnny (Araya), que es de Liberación y el candidato a diputado que ellos (Gonzalo y el diputado Abelino Esquivel) quieren poner es Daniel Gallardo (asesor de Gonzalo y exdiputado del PLN). Entonces automaticamente ese partido se nos salió de las manos y está ya unido con Liberación".

Por su parte, Orozco es menos pesimista. "Yo todavía soy más positivo y considero que mientras estemos vivos hay posibilidades de que la gente se arrepienta", dijo a La Nación.

Justo Orozco fue diputado en los periodos 1998-2002 y 2006-2010
Justo Orozco fue diputado en los periodos 1998-2002 y 2006-2010

"La posición del vicepresidente es muy compartida con la mayoría de partidarios, pero yo no me puedo meter en ese saco porque yo sé de política y yo no puedo andar metiendo cizaña", agregó Orozco.

"¿Qué ganamos con conquistar al mundo si perdemos nuestra alma?, y en realidad yo espero que le demos chance a don Gonzalo a que se desempeñe y sea congruente con nuestros principios y valores y reconocer que también es una conquista", continuó

Fuerzas internas

En noviembre de 2016, Renovación declaró "no gratos" a Ramírez y a Abelino Esquivel. Sin embargo, los diputados sostienen que dicho pronunciamiento no tiene validez, pues no fueron investigados ni llamados a declarar ante el Tribunal de Ética de la agrupación. El Tribunal Supremo de Elecciones les dio la razón.

Entre las razones por las que intentaron expulsarlos están que los diputados no contribuyen económicamente a la agrupación, tal como lo establece el estatuto interno, y que habrían apoyado candidaturas de otros partidos en las elecciones municipales del 2016.

Orozco asegura que él no impulsó personalmente la salida de los diputados del Partido, pues se han disculpado por no haber cumplido con sus obligaciones.

"Los dos diputados no han cumplido con nuestros estatutos de colaborar con el 5% de su salario. La raíz de todo lo malo es el amor al dinero. Si ellos hubieran colaborado no tendríamos ningún problema y estaríamos felices haciendo una fiesta, un culto en el salón principal de la Asamblea", dijo Orozco.

Sin embargo, Matamoros asegura que el diputado Gonzalo Ramírez mantuvo "secuestrado" al partido por un gran tiempo, cuando se realizaron las asambleas cantonales y se preparan las provinciales, sin tomar en cuenta al comité ejecutivo, pues este proceso está en manos del secretario general de Renovación, Jimmy Soto.

"Si tuvieran verguenza estarían fuera del partido. Pero ellos siguen utilizando el nombre del partido", insistió Matamoros.

"Nuestro partido es de principios cristianos, no quiere decir que seamos perfectos, usted supo bien lo que pasó con don Justo, que eso nos trajo consecuencias terribles. Ellos (Gonzalo y Abelino) usaron la excusa del problema de don Justo. (...) Él (Justo) hizo mal con haber ido a ese lugar, eso tampoco lo vamos a ocultar, pero ellos usaron eso para desprestigiar la moral de don Justo y de esa manera ensuciaron la mente de mucha gente para irse apartando del comité", reclamó Matamoros, quien no quiso a decir a qué se refería cuando dijo que Justo fue "a ese lugar".

Dos mujeres habían denunciado penalmente al exdiputado Orozco por supuesto acoso sexual. Una de ellas alegó que la llevó a un motel. Al final, los casos no llegaron a juicio, fueron conciliados.