Hárold Villegas dice que lo persiguen por promover la economía social

Por: Esteban Mata Blanco 29 noviembre, 2016

La misma noche en que entró el huracán Otto, el viceministro de Trabajo, Hárold Villegas, consintió una fiesta con licor en un edificio público que se convirtió en un dolor de cabeza para los oficiales de seguridad.

Un informe del servicio privado de vigilancia del Edificio Cooperativo (Edicoop), en Montes de Oca, apunta a un comportamiento irregular así como un abuso de licor durante esa actividad, en la que estuvo el viceministro Villegas.

Un extracto de la bitácora de la empresa de seguridad VMA, contenido en el informe entregado a la administración del Edificio Cooperativo señala:

“Comenzaron con música muy alta y a ingerir de una botella de Old Parr (whisky), y después de otra, comenzaron a bailar y se veían algunos pasados de la ingesta, al no ver a ningún funcionario del Edificio, consulté y me dijeron que era el viceministro, el cual estaba muy alegre y un poco mareado”, reseñó en su informe el encargado de Seguridad de VMA, Carlos Alberto Mora.

El reporte agrega además que los “músicos se veían alcoholizados y en la parte de afuera (del inmueble) había una mujer y un hombre fumando marihuana”.

El oficial indicó que le solicitó a Villegas que cerrara el auditorio del edificio, además de darles una hora para la finalización del evento, pues no tenían claro de cuándo iba a darse por terminado, ya que los funcionarios del Instituto Nacional de Fomento Cooperativo (Infocoop) que habían solicitado en préstamo el lugar ya se habían ido para cuando la música subió de volumen.

El encuentro “se tornó complicado y pasó de ser una cena a una actividad bailable, con niveles de música altos, por lo que me permití comunicarme con la licenciada Solís”, agregó el informe.

La “licenciada Solís” es la administradora del Edificio, Hazel Solís, funcionaria del Infocoop, y quien tuvo que acudir a las instalaciones para poder tomar el control de la situación.

¿De qué se trataba? La actividad, pactada originalmente como el cierre de un encuentro de la Economía Social Solidaria, en la que participaban funcionarios del Ministerio de Trabajo, la Organización Internacional del Trabajo y de la Universidad de Costa Rica, incluía una cena de despedida.

El viceministro Villegas dijo a La Nación que el evento se desarrolló con normalidad, y contrario a lo señalado por los oficiales de seguridad, él no actuó como encargado, aunque aceptó que hubo licor y baile.

“Fue una recepción de clausura de la Academia. Yo estuve como un invitado más y como uno de los organizadores de la Academia como parte del Ministerio de Trabajo. Se hizo en honor a los invitados extranjeros que venían de más de 31 países de todo el mundo”, expresó.

Sin embargo, los encargados de Seguridad reseñaron que Villegas habría hecho alarde de su investidura de viceministro para cuestionarles el orden que querían implantar en el edificio.

“El señor Villegas vino a cuestionar las acciones de la seguridad en vista de su posición, y como encargado de la actividad, indicando su nivel de jerarquía”, apuntó el documento.

La fiesta se acabó cuando se hizo presente la administradora.

Villegas, por su parte, insistió en que no hubo ninguna irregularidad y afirmó que la denuncia se debe a un interés político.

“En política siempre hay adversarios. Sobre todo los enemigos de la Economía Social Solidaria y de los esfuerzos del Gobierno por combatir el desempleo, la pobreza y la desigualdad. También hay adversarios porque no he aprobado créditos irregulares en el Infocoop. Esto siempre se lo van a cobrar a uno”, afirmó.