Por: Natasha Cambronero 24 abril, 2015

¿Cómo califica lo sucedido?

Considero que fue una injusticia y sigo creyendo que actué apegado a derecho; yo no me beneficié en nada.

¿Por qué concilió entonces?

Después de que perdí el caso en la Sala I, ya no tenía ningún derecho adicional que ejercer, solo me correspondía pagar (...). Me resultaba muy molesto que me embargaran el salario. Pero quiero dejar claro que no ejercí ninguna presión sobre la Junta para obtener algún beneficio.

¿Esto no le podía generar un conflicto de intereses?

En ningún momento lo consideré; simplemente, tenía un conflicto viejo que no estaba resuelto. El ministro (de Trabajo, Víctor Morales) sí sabía que estaba pendiente. Pero en ningún momento mis decisiones estuvieron sujetas a que tenía un conflicto con ellos. Yo soy parte de un engranaje, las decisiones del día a día las toma la Dirección de Pensiones (DNP) y cuando hay que dictar alguna directriz, lo hace el ministro. Yo solo superviso esa área y recomiendo algunas cosas, pero para mí no había conflicto de intereses, porque no fue un conflicto reciente.

Pero sus decisiones inciden en la Jupema; usted supervisa la Dirección de Pensiones.

La Junta Directiva de la Jupema no tiene representantes estatales; si hubiese, sí podrían sentirse comprometidos con que un viceministro esté pidiendo equis o ye cosa.

¿Cuáles decisiones suyas inciden en la Jupema?

No tengo autonomía para decidir cosas. La DNP es la que tramita el día a día; a mí me corresponde supervisar su funcionamiento. Las relaciones globales son del ministro.