Por: Esteban Oviedo, Rebeca Madrigal, Gerardo Ruiz R., Natasha Cambronero 5 octubre
El viceministro de Hacienda, Fernando Rodríguez, puso su cargo a disposición del presidente Luis Guillermo Solís después de que confesara que se equivocó al no consultarle al mandatario si el diputado Víctor Morales Zapata hacía gestiones para el cementero Juan Carlos Bolaños a su nombre.
El viceministro de Hacienda, Fernando Rodríguez, puso su cargo a disposición del presidente Luis Guillermo Solís después de que confesara que se equivocó al no consultarle al mandatario si el diputado Víctor Morales Zapata hacía gestiones para el cementero Juan Carlos Bolaños a su nombre.

El viceministro de Hacienda, Fernando Rodríguez, pidió a la Dirección General de Aduanas resolver el desalmacenaje de 20.000 toneladas de cemento chino, del polémico empresario Juan Carlos Bolaños, al menos seis días antes de reunirse con el diputado Víctor Hugo Morales Zapata para hablar del tema.

El 22 de julio del 2016, el viceministro le escribió un chat de Whatsapp al entonces director de Aduanas, Benito Coghi, en el que le dijo: "No se olvide del cemento chino".

El mensaje obedecía a un cargamento que tocó puerto el 13 de mayo y que no podía ingresar al país porque el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) no había elaborado la nota técnica del cemento, guía que Aduanas utiliza para verificar el producto.

De hecho, según documentos aportados por Coghi a la comisión legislativa que investiga los créditos bancarios, el propio Juan Carlos Bolaños y dos de sus colaboradores se reunieron con funcionarios de Aduanas para quejarse de la situación el 15 de julio.

En esa reunión, según los funcionarios aduanales, Bolaños y sus allegados los amedrentaron diciéndoles que personeros del MEIC "iban para la cárcel y que ojalá ninguno de Aduanas los siguiera".

El sábado 23 de julio a las 8:16 a. m., un día después del primer mensaje a Coghi sobre el cemento, el viceministro le envió un correo electrónico en el que dijo: "Caso de cemento chino. Hagamos un esfuerzo para que esto salga el martes, el Big Chief (gran jefe) está a la espera de que se aclare el tema".

Ayer, luego de que el exdirector de Aduanas reveló el intercambio de mensajes ante los diputados, Fernando Rodríguez admitió que se refería al presidente Luis Guillermo Solís cuando puso la expresión "Big Chief". El mandatario, por su parte, niega haber dado instrucción alguna.

Los chats previos a la descarga del cemento
Los chats previos a la descarga del cemento

El viceministro declaró: "Sí (se refería a Solís), en función de la forma en la que yo lo estaba interpretando, no porque él (Solís) me haya pedido nada, porque no lo hizo, sino con base en lo que en su momento don Víctor me señaló, yo interpreté que había un interés del presidente para que el tema se aclarara".

El alto funcionario alegó que el diputado Víctor Morales Zapata se contactó con él para preguntarle por el estado del cargamento de cemento y le hizo creer que hablaba en nombre del presidente Solís.

"Me señaló que su inquietud procedía o tenía como base un seguimiento que estaba dando desde Casa Presidencial al tema y, en algún momento, pudo haber dejado o dejó nombrado al señor presidente en esas instancias, cosa que reconozco fue mi error en ese momento, yo no corroboré que eso fuera así", declaró Rodríguez, quien dijo que pensó en la posibilidad de que Morales lo hubiese engañado cerca de un año después.

No obstante, Morales Zapata lo contradijo: "Niego que yo haya hablado en nombre del presidente en este caso y en muchos otros. Quizás lo que hay es una mala interpretación porque lo que yo sostuve siempre, y no fue la única vez, es que el tema de la ruptura del duopolio del cemento era un tema planteado por el Gobierno. Lo que estábamos solicitando es que no hubiesen entrabamientos que perjudicaran esa apertura, todo en el marco de la ley y la normativa (...). Lamento que la percepción de él haya sido de que yo le estaba dando un recado de un funcionario superior, en este caso el señor presidente".

Ante consultas de La Nación, el viceministro no precisó por qué pidió resolver el tema cinco días antes de reunirse con el diputado, pero alegó que solo con él habló del tema y que pudo haber contacto telefónico.

Tampoco precisó por qué quería la resolución que esperaba el "Big Chief" para el 26 de julio: "No sé. Ahí no se lo puedo decir. No sé si es que esa fecha coincidía con alguna situación en particular o algo que me planteó don Víctor. No sé, no se lo puedo decir porque no lo recuerdo".

El día 27, en el despacho de Morales Zapata, se reunieron el diputado, el viceministro, el exdirector de Aduanas y el entonces ministro del MEIC, Wélmer Ramos (hoy candidato a diputado por el PAC), para hablar del tema.

Un día antes de esa cita, Rodríguez le escribió otro mensaje a Coghi diciéndole: "No olvidar también el cemento chino".

Ramos, por su parte, alegó que llegó ahí por casualidad e informó de que ya la nota técnica estaba publicada, por lo que no tenía nada más que hacer en el asunto.

Un día después de la reunión, Coghi emitió una resolución según la cual el cemento no cumplía con la nota técnica y, a partir de ese mismo día, Morales Zapata y Fernando Rodríguez le dieron seguimiento al tema. El viernes 30, Coghi les informó que el tema ya estaba resuelto. Al final, se permitió el desalmacenaje mediante una figura llamada habilitación temporal.

El 5 de agosto, Bolaños le agradeció a Coghi y, fue cuando este le contó a Rodríguez, el viceministro le dijo la frase: Te anotaste un punto a favor en Zapote, era importante.

El presidente Luis Guillermo Solís, en tanto, insistió en que él no dio ninguna instrucción y que debe evaluar por qué el viceministro hizo referencia a él.

"Yo reitero lo que dije, que si algún funcionario público utiliza mi nombre para producir un acto ilegal que vaya en detrimento del orden público, de la legalidad o de la ética, pues entonces tomaré las medidas que corresponda, en esto nadie está exento".

Hasta el cierre de edición, el mandatario mantenía al viceministro en su cargo.