Por: Aarón Sequeira 7 noviembre, 2016
El vicepresidente de la Asamblea Legislativa, el libertario José Alberto Alfaro, se considera el nexo entre diputados nicaragüenses y costarricenses, luego de su viaje al funeral del jerarca legislativo de Nicaragua, René Núñez, en setiembre. En la foto, con el jefe de fracción de su partido, Otto Guevara.
El vicepresidente de la Asamblea Legislativa, el libertario José Alberto Alfaro, se considera el nexo entre diputados nicaragüenses y costarricenses, luego de su viaje al funeral del jerarca legislativo de Nicaragua, René Núñez, en setiembre. En la foto, con el jefe de fracción de su partido, Otto Guevara.

A pesar de la fría relación entre los gobiernos de Costa Rica y Nicaragua, el vicepresidente legislativo, el libertario José Alberto Alfaro, organiza un viaje de 16 diputados costarricenses a Managua para reunirse con parlamentarios nicaragüenses.

La visita está prevista para los días 18, 19 y 20 de noviembre, y los gastos serían sufragados por la Asamblea Nacional de Nicaragua, controlada por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), y por el Foro de Presidentes de Poderes Legislativos de Centroamérica y el Caribe (Foprel).

Consultado por este medio, el diputado Alfaro dijo que no le ve problema alguno a que los congresistas ticos asistan a Managua, pese a las tensas relaciones diplomáticas.

"Es un viaje en el que todos los gastos son sufragados por la Asamblea Nacional de Nicaragua y por el organismo este, de Foprel", aseguró el parlamentario.

Según el libertario, es al presidente Luis Guillermo Solís al que le toca definir si el viaje es conveniente o no, en esta coyuntura, pero él considera que el parlamento nicaragüense "está debidamente constituido".

"Nosotros somos parlamentarios y las democracias se encuentran en las condiciones en que se encuentran, sabemos quién es nuestra democracia", comentó Alfaro, quien dijo desconocer si la Cancillería está informada del viaje. "Hay tiempo, el viaje es el 18", adujo.

La gira tendría lugar cuatro meses después de que la Asamblea de Costa Rica aprobó, por mayoría, una moción para censurar la destitución de 28 legisladores nicaragüenses de oposición, al considerar que el hecho se debió a una estrategia del recién reelecto presidente por tercera vez consecutiva, Daniel Ortega.

El diputado José Alberto Alfaro relató que el viaje que organiza nació cuando viajó, en representación costarricense, al funeral del presidente legislativo nicaragüense, el sandinista René Núñez, en setiembre pasado.

Según el libertario, en esa ocasión se reunió con varios parlamentarios de ese país, lo que le permitió establecer buenas relaciones con los congresistas y, ahora, servir de nexo para la realización de este viaje, inédito para este periodo legislativo.

"A raíz de mi posición como vicepresidente y mi participación en Foprel, se presentó una invitación de la Asamblea Nacional de Nicaragua y de ese organismo, para diputados de diferentes bancadas", dijo el libertario.

"No sé cuántos han confirmado", declaró Alfaro, quien evadió decir los nombres de los diputados costarricenses ya interesados en asistir al viaje. "Creo que irá una gran mayoría (de los 16 invitados)", apuntó.

En marzo del 2015, el entonces presidente del Congreso, el oficialista Henry Mora, tenía previsto viajar a Nicaragua e, incluso, hablar de un posible acercamiento entre ambos gobiernos. Sin embargo, el presidente Luis Guillermo Solís le pidió reconsiderar esa visita, que Mora intentó en al menos dos ocasiones.

En cuanto a visitas de diputados costarricenses a ese país, se pueden contabilizar los viajes extraoficiales de varios legisladores del Frente Amplio, partido que siempre acepta la invitación para enviar representantes a las celebraciones de la Revolución Sandinista, en julio de cada año, invitados por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Costa Rica y Nicaragua tienen una relación fría debido al juicio internacional que Costa Rica le ganó a Nicaragua por invadir una porción de territorio en la provincia de Limón (isla Calero), así como al cierre de fronteras que ordenó el mandatario Daniel Ortega frente al paso de los migrantes cubanos, africanos y haitianos que llevan curso hacia Estados Unidos.

Charla y paseo. En cuanto a la agenda prevista para la visita a Managua, José Alberto Alfaro dijo que habría una charla de tres horas con parlamentarios nicaragüenses, sobre el funcionamiento de ese parlamento, y del desarrollo económico y turístico del país en los últimos años.

Luego, habría "visitas a lugares culturales".

De acuerdo con Alfaro, la gira servirá para limar asperezas, aunque dijo que no se le ha informado al Ministerio de Relaciones Exteriores sobre ese viaje oficial de los parlamentarios.

El vicepresidente legislativo aseguró que nada se ha dicho sobre una posible audiencia con el mandatario en funciones y, además, recién electo Daniel Ortega, pues sería una visita con agenda exclusivamente parlamentaria.

"Es una visita de confraternidad y para disfrutar de las diferentes cosas bonitas que tiene Nicaragua", dijo Alfaro. "Yo soy como el nexo en virtud de la investidura (Vicepresidencia del Directorio legislativo) que ostento", apuntó.