Tribunal también anunció que cesión de bonos no puede ser ‘al portador’

Por: Esteban Oviedo, Alexandra Araya M. 23 noviembre, 2013

Cada uno de los 13 partidos políticos inscritos a escala nacional podrán acceder a un monto de hasta ¢155 millones por concepto de deuda política adelantada.

Esta es la suma que estimó el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) luego de aplicar la fórmula que incluye el Código Electoral.

Según este, el Tribunal puede adelantar un 15% del total de la deuda. Del monto que resulte, un 80% será para partidos nacionales y el 20% restantes para agrupaciones a escala provincial.

Así, los siete provinciales tendrían derecho a solicitar de manera anticipada ¢77 millones.

Luis Antonio Sobrado, presidente del TSE, recordó que para acceder a este financiamiento, los partidos deben depositar garantías que el Tribunal pueda ejecutar si no alcanzan la votación necesaria para recibir deuda política.

Hasta ahora, solo Renovación Costarricense ha solicitado el anticipo y ya puso una garantía.

En este proceso electoral, el financiamiento anticipado es menor que en el 2010, pues en esa ocasión era superior a los ¢220 millones.

Bonos. El Tribunal también anunció ayer que los bonos de deuda política que emitan los partidos para financiar su campaña no podrán otorgarse ‘al portador’.

La aclaración la hizo luego de que el miércoles la Sala Constitucional rechazó una acción contra el uso de estos instrumentos financiamiento, aunque estableció condiciones.

Según el fallo, los certificados de cesión conocidos como bonos de deuda política solo podrán otorgarse a personas físicas, a entidades bancarios como garantías de financiamiento y a medios de comunicación en pago de servicios.

La entidad electoral, además, advirtió de que no permitirá que un poseedor de bonos traspase ese documento a un tercero si no es por endoso nominativo (indicando el nombre de la persona) y debidamente reportado a la agrupación política.

No se permitirá el cambio de los bonos si no se contempla la inscripción en el texto del instrumento ni el registro señalado.