Datos debieron presentarse el 30 de noviembre, por lo que se expone a multa

Por: Mercedes Agüero 20 febrero, 2014
LUIS NAVARRO
LUIS NAVARRO

El candidato presidencial liberacionista, Johnny Araya, recibió ayer una solicitud de Tributación Directa para que, en un plazo de 10 días, presente información relacionada con sus negocios.

De acuerdo con Carlos Vargas, director de Tributación, se trata de una declaración informativa que los contribuyentes debieron presentar antes del 30 de noviembre.

Araya está en un grupo de más de 2.000 personas que incumplieron con la entrega y, por eso, se le notificó para que se ponga al día.

Esa omisión genera una sanción económica de hasta ¢4 millones, pero puede reducirse a la mitad, si el contribuyente cumple con la entrega y presenta un reclamo.

El pedido fue entregado, ayer en la mañana, a Araya en su casa, en Rohrmoser. Junto al notificador llegaron varios periodistas, lo que disgustó al candidato, quien dijo ser víctima de un montaje, pero no dio más pistas.

Araya, quien el martes propuso varias medidas para atacar el déficit fiscal, fue enfático en que está al al día con todas sus obligaciones con el fisco.

“Me solicitan información por tres o cuatro movimientos, que, por lo que pude detectar en uno o dos de ellos, se trata de compras. Pero no me están notificando por evasión fiscal, y me llama la atención que hoy que vengo aquí, a la Unión de Cámaras, el tema sea eso y no los temas que vengo a tratar”, sostuvo Araya antes de la cita empresarial.

Dijo que pedirá a su contador y a su abogado una revisión detallada de los datos solicitados.

De acuerdo con Araya, tras la notificación se comunicó, de inmediato, con el ministro de Hacienda, Édgar Ayales, quien le aseguró desconocer la investigación y prometió indagar de qué se trata.

Araya ha dicho que en un eventual gobierno suyo dejaría a Ayales como titular de Hacienda.

Consultado sobre la conveniencia de la llamada, Araya dijo que no ve ningún problema, porque no lo hizo para que le hiciera un favor en especial. “Fue sencillamente para preguntarle con quién podía aclarar la situación”, expresó Araya.

Compras especiales. El director de Tributación explicó que todos los contribuyentes están obligados a presentar una declaración informativa de sus proveedores y clientes. Esto aplica para compras de bienes o servicios por más de ¢2,5 millones o venta de servicios profesionales superiores a los ¢50.000.

Con tales datos, Tributación hace controles cruzados para evitar la evasión en el pago de impuestos.

El funcionario dijo que las transacciones sobre las cuales se requirió la información a Araya corresponden al periodo fiscal del 2013. Sin embargo, no quiso dar detalles, alegando confidencialidad.

Asimismo, aseguró que investigará cómo y quién filtró la información a los medios de prensa.