Por: Gerardo Ruiz R. 21 noviembre, 2016
Marcela Guerrero y Gerardo Vargas (centro) del PAC y el FA, respectivamente, departieron el viernes con Albino Vargas (izq.) | JHON DURÁN
Marcela Guerrero y Gerardo Vargas (centro) del PAC y el FA, respectivamente, departieron el viernes con Albino Vargas (izq.) | JHON DURÁN

Fue una vela con muchos aplausos para los que mataron al plan sobre empleo público.

El viernes 18 de noviembre, durante una reunión de la dirigencia de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP) con sus bases, trece diputados de Acción Ciudadana (PAC), del Frente Amplio (FA) y una independiente, anunciaron que entregarán su labor legislativa para enterrar al proyecto N°. 19.506 que intenta ordenar el pago de pluses en el Sector Público.

Esa declaratoria de guerra insufló optimismo entre la dirigencia sindical, especialmente a Albino Vargas, secretario general de ANEP, y les acarreó vítores a Marcela Guerrero, Víctor Morales Zapata, Henry Mora, Marvin Atencio y Javier Cambronero, de Acción Ciudadana (PAC) y a los frenteamplistas Gerardo Vargas, Patricia Mora, Edgardo Araya, Jorge Arguedas, Francisco Camacho, José Ramírez, Suray Carrillo, y a la independiente Carmen Quesada .

El liberacionista Rolando González, quien se dirigió a los sindicalistas a través de un video, dejó en un limbo su posición sobre el proyecto.

Las declaraciones fueron suficientes para que la ANEP decretara la muerte del proyecto para recortar pluses y cesantía.

“ANEP, en el marco de su pertenencia al Colectivo Sindical Patria Justa tiene como meta con este evento y con las derivaciones en cuanto a eventuales movilizaciones que el mismo genere, bloquear cualquier intento parlamentario de imponer una vía rápida al proyecto de empleo público 19.506 u otro que se le parezca”, afirmó Albino Vargas, quien dijo que el plan “huele a lirio”.