Por: Gerardo Ruiz R. 24 noviembre, 2016
El plenario sesionará el domingo 27 de noviembre | LUIS NAVARRO
El plenario sesionará el domingo 27 de noviembre | LUIS NAVARRO

La Asamblea Legislativa suspendió sesiones el jueves y viernes a causa de la emergencia por el paso del huracán Otto.

Esa suspensión de labores favorece a las fracciones de Liberación Nacional (PLN) Unidad Social Cristiana (PUSC) y Alianza Demócrata Cristiana (ADC) que desean recortar partidas del presupuesto para el 2017 por casi ¢4.000 millones y reasignar otros ¢47.800 millones del Patronato Nacional de la Infancia (PANI) hacia cuerpos de seguridad del Ministerio de Seguridad Pública.

Esto les ahorró al PLN, PUSC y ADC dos días del trámite del presupuesto.

Por ley, el plan de gastos del 2017 debe estar aprobado definitivamente antes del 30 de noviembre, y al suspenderse las sesiones de este jueves y viernes, los diputados se obligaron a sesionar el domingo a partir de las 2:45 p. m.

Si antes de la medianoche de ese día no se vota ninguno de los dictámenes, o no hay quórum para sesionar, la norma señala que quedaría aprobado en automático el informe de mayoría generado en la Comisión de Asuntos Hacendarios y que contiene los recortes.

El líder del Frente Amplio, Edgardo Araya, opuesto a los recortes, aceptó que ellos y Acción Ciudadana (PAC), están desarmados para impedir la suspensión de las sesiones a causa de la inminente emergencia.

“La suspensión les cae muy bien a los que han venido sosteniendo la votación del presupuesto porque no tienen los votos para su dictamen y saben que hay un grupo de diputados opuestos a los recortes”, dijo.

El presidente legislativo, Antonio Álvarez, (PLN) negó que haya un plan para aprovechar la suspensión para confirmar los recortes.

Empero, no descartó que se rompa el quórum el domingo.