Costo de cada fracción es de ¢1.500

Por: Alberto Barrantes C. 16 diciembre, 2013

La Junta de Protección Social (JPS) abrió sus puertas este lunes con una fila de vendedores de lotería ansiosos de sacar los billetes del próximo sorteo extraordinario a la calles.

Durante las primeras horas de la mañana, jugadores con lentes oscuros hacen fila para reclamar el cambio de terminaciones o números sin serie, sin que todavía se haya detectado alguno de los ganadores del premio mayor.

El hecho de que el gordo navideño (número 67, con la serie 615) haya quedado en manos de los jugadores, es una buena señal para que las ventas calienten desde este lunes, aseguran los vendedores de lotería.

Como el gordo quedó en manos de jugadores, los vendedores esperan que el premio de consolación sea muy apetecido.
Como el gordo quedó en manos de jugadores, los vendedores esperan que el premio de consolación sea muy apetecido.

El sorteo de consolación se jugará el próximo domingo 22 de diciembre y paga como premio mayor ¢250 millones. El costo de cada fracción es de ¢1.500 y ¢15.000 el entero.

"El extraordinario de este año va a estar bueno. El hecho de que el gordo se haya vendido va a hacer que las ventas de este año estén buenas", dijo Hernán Soto, vendedor de la JPS.

La devolución de la navideña este año fue inferior al 9%, porcentaje que está dentro del margen de ventas que esperaba la JPS.