El candidato presidencial, que nadie conocía, extrañará su vida de experto en Historia y Política Exterior, de comprar el pan y alistar a su hija menor Inés. Laura Chinchilla dejará los consejos de gobierno, la negociación con todos los sectores, la recomendación de los asesores y los viajes oficiales, para retomar su vida familiar y nuevos retos.

 8 mayo, 2014