Por: Natasha Cambronero 31 mayo, 2016
El presidente Luis Guillermo Solís ofreció una conferencia de prensa este martes, tras su gira de 12 días por Europa y Estados Unidos. Junto a él estuvo el ministro de la Presidencia, Sergio Alfaro (Izq.) y el canciller Manuel González.
El presidente Luis Guillermo Solís ofreció una conferencia de prensa este martes, tras su gira de 12 días por Europa y Estados Unidos. Junto a él estuvo el ministro de la Presidencia, Sergio Alfaro (Izq.) y el canciller Manuel González.

El presidente Luis Guillermo Solís defendió su gira de 12 días por Europa y Estados Unidos e insistió en que “ha habido un intento reiterado de bajarle el perfil”, a pesar de que para él ha sido una de las más exitosas de este año.

Según Solís, se “lograron avances importantes” en Reino Unidos e Italia en la búsqueda de nuevos mercados para las exportaciones costarricenses y la atracción de inversionistas que quieran ampliar sus negocios en territorio nacional.

Él también afirmó que se logró actualizar y estrechar las relaciones con el gobierno del italiano Sergio Mattarella, mediante la firma de cinco convenios de cooperación en asistencia penal, extradición, intercambio de información tributaria, cambio climático, cultura, ciencia y tecnológica.

“Las reuniones con el presidente Matarela y las que sostuvo el señor canciller (Manuel González) con sus homólogos tuvieron como resultado actualizar una relación que había quedado bastante al garete durante la última administración”, dijo Solís.

“Alegar que esto se podía hacer por correo remoto y mandándole la foto del presidente al presidente Mattarella, me parece que es, en el mejor de los casos, un absoluto desconocimiento de cómo se realizan estas cosas”, agregó el gobernante.

Además de sus visitas a Londres y Roma, Solís viajó al Vaticano, donde sostuvo dos encuentros, uno con el papa Francisco y otro con el secretario de Estado de la Santa Sede, Pietro Parolin.

Su gira también incluyó dos paradas en Estados Unidos, una en Kansas y otra en Nueva York. En ambos lugares, el mandatario ofreció charlas y tuvo encuentros con académicos y estudiantes.

“Comprendo que este es un tema, el de los viajes del presidente, que genera angustia en algunos casos y molestia en otros, pero es una obligación que cumplo, porque debo cumplirla y sigo siendo un presidente que viaja con muy pocas delegaciones”, se justificó Solís.

“No creo que se deba generar malicia ninguna, las razones por las cuales viajo son ampliamente justificadas, los resultados de esos viajes también, y en particular este viaje”, añadió.