Futuro gobernante recibió título en emotivo acto con toda su familia

Por: Mercedes Agüero 26 abril, 2014

Si los deseos se cumplen al apagar las velas, Luis Guillermo Solís Rivera hizo ayer los suyos realidad.

Su cumpleaños 56 fue premiado, ni más ni menos, con un pergamino que lo acredita como el presidente de la República de Costa Rica para el cuatrienio 2014-2018.

El futuro mandatario y sus dos vicepresidentes, Helio Fallas y Ana Helena Chacón, recibieron la acreditación del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) en un emotivo acto rodeados de familiares, de futuros ministros, diputados electos y colaboradores.

La coincidencia del cumpleaños con la certificación de futuro gobernante llenó el día de Solís de cantos, abrazos, felicitaciones y cuatro queques, uno de los cuales apagó en el propio Tribunal.

“El capítulo 56 de su biografía, será un trecho más de su andar por la vida que, a partir de ahora, estará muy unida al andar de Costa Rica”, le dijo el jerarca del Tribunal, Luis Antonio Sobrado.

La fórmula presidencial acreditada ayer la completan Fallas como primer vicepresidente y Chacón en la segunda vicepresidencia.

Más allá de las palabras emotivas, el jerarca del TSE recordó la esencia de aquel acto solemne.

“En sus manos y en las de las otras 59 personas electas, está la responsabilidad de conducirnos por caminos de prosperidad con justicia social, así como de evitar barrancos y despeñaderos”, dijo.

Luis Guillermo Solís reunió ayer a sus hijos, a su compañera Mercedes Peñas, a su papá Freddy Solís, así como a otros familiares para la foto del recuerdo: el día de su cumpleaños y la acreditación de presidente. | MARIO ROJAS.
Luis Guillermo Solís reunió ayer a sus hijos, a su compañera Mercedes Peñas, a su papá Freddy Solís, así como a otros familiares para la foto del recuerdo: el día de su cumpleaños y la acreditación de presidente. | MARIO ROJAS.

Por su lado, el profesor universitario y politólogo prometió transparencia en el ejercicio de las funciones, que asumirá el 8 de mayo, en el Estadio Nacional.

“Confirmo al recibir estas credenciales mi voluntad de preservar el orden de la República, de perseguir con ardor y pasión la justicia y el orden, pero también la buena conducción y transparente manejo de las finanzas públicas y, sobre todo, ser un costarricense más que honre la tradición de un pueblo que quiere la paz y un pueblo que ama la libertad”, manifestó Solís Rivera.

El mandatario electo tuvo palabras de agradecimiento para el TSE, la Cancillería y su familia. Mención especial hizo a su padre, Freddy Solís. “Gracias por estar aquí” , le dijo, a lo que siguieron segundos de silencio en los cuales Solís se vio obligado a contener las lágrimas y tomar una bocanada de aire para poder continuar.