Mandatario afirmó que su gobierno se inclinará por reforma fiscal que no frene el crecimiento económico

Por: Gerardo Ruiz R. 28 agosto, 2014
El presidente Luis Guillermo Solís (centro), junto a sus viceministros Helio Fallas (izq) y Ana Helena Chacón (der.) previo a iniciar el recuento de los 100 días de gestión del nuevo gobierno.
El presidente Luis Guillermo Solís (centro), junto a sus viceministros Helio Fallas (izq) y Ana Helena Chacón (der.) previo a iniciar el recuento de los 100 días de gestión del nuevo gobierno.

San José

En su informe de los 100 días al frente del Gobierno, el presidente Luis Guillermo Solís anunció que su administración se inclinará por una reforma fiscal paulatina y no por un gran plan de reforma fiscal, como lo han hecho gobiernos anteriores.

Solís adelantó también que el Ministerio de Hacienda prepara un proyecto de ley para frenar el contrabando de mercancías, el cual se tramitará en paralelo con el proyecto contra la evasión fiscal que fue presentado a finales de julio pasado.

Según estimaciones del Banco Central de Costa Rica (BCCR) el déficit fiscal cerrará en un 6% a finales del 2014. La cifra, sin embargo, no inclina a Solís a pensar en una reforma fiscal integral, sino, en proyectos de ley individuales.

"Como ya lo hemos dicho antes, seguimos desconfiando de los 'paquetazos' (fiscales) que primero traban la Asamblea Legislativa y luego mueren en la Sala Constitucional. Preferimos una reforma fiscal integral pero paulatina, que no frene el crecimiento de la economía y que resulte justa para todos los sectores productivos. (...) La migración del impuesto de ventas al Impuesto al Valor Agregado (IVA) y las reformas al impuesto sobre la renta para introducir la renta global y otras modificaciones, vendrán después", dijo el presidente, quien durante la campaña se comprometió a no aprobar nuevos impuestos antes del segundo año de su gobierno.

Acto seguido, Solís recapituló acciones implementadas por su Gobierno para controlar el gasto público. Por ejemplo, citó la directriz para congelar el 85% de las plazas vacantes del Estado; la que se ejecutó para poner un tope al pago de pensiones millonarias con cargo al presupuesto de la República y la austeridad en los viajes al extranjero.

"La ruta para abatir el déficit fiscal es mediante el aumento de la producción nacional y de la competitividad. Ello implica definir políticas y programas, tanto en el ámbito público como en el privado, que permitan a las empresas incrementar su capacidad de producir riqueza", afirmó, previo a mencionar entre las acciones para lograr reactivar la economía la reactivación del Consejo de la Competitividad y el plan para generar 217.000 empleos durante los cuatro años de su gobierno.

El gasto social también tuvo un apartado en el informe de los 100 días. Luis Guillermo Solís dijo que su Gobierno ya inició la reorientación de las ayudas sociales, un ejemplo, el aumento en el presupuesto para las pensiones del régimen no contributivo.

Costo de la vida. En cuanto al costo de la vida, el mandatario se enfocó en los precios de la electricidad y de los combustibles. El presidente insistió en que es necesario un "profundo debate" sobre la matriz energética y, pese a la premura manifiesta de varios sectores de la sociedad por una reducción en las tarifas, Solís insistió en que será hasta dentro de 18 meses en que se propondrán medidas para lograr una disminución en el costo de esos insumos.

Posteriormente, el presidente reiteró la decisión de su gobierno de mantener la moratoria petrolera hasta el 2021.

Después de enumerar logros en materia de seguridad ciudadana, Luis Guillermo Solís convocó a todo el país a sacar adelante las tareas que deberá desarrollar el Gobierno y pidió a las cúpulas políticas que lo dejen gobernar.

"Seamos realistas. El reto es enorme y las tareas a cumplir extraordinariamente complejas. Entendámoslo así y aceptemos que solo sumando voluntades y compartiendo sacrificios, animados por un gran espíritu de concordia y de unidad nacional en torno a los intereses superiores de la Patria, podremos superar esta encrucijada. (...) Ustedes y yo lo sabemos: para sacar al país adelante, necesitaremos mucho diálogo, mucho respeto a la diferencia y a la diversidad", subrayó el presidente.

Solís convocó a los líderes de la fracciones legislativas y a los dirigentes de los partidos políticos a una reunión en Casa Presidencial, en el marco de las fiestas de los 193 años de vida independiente, por celebrarse el 15 de setiembre entrante.

A esos líderes políticos, el mandatario los llamó a despojarse de vanidades y egoísmos y a vencer la intransigencia.

"Llegó la hora de la Patria, digámosle presente a Costa Rica. Avancemos juntos hacia un luminoso horizonte de cambio y esperanza". Fue la frase que escogió Luis Guillermo Solís para cerrar el informe en que resumió su labor durante los primeros tres meses de su administración.