Por: Natasha Cambronero 1 julio, 2015
El exdiputado Justo Orozco entró anoche a las 6:20 p. m. al Tribunal de Flagrancia de San José, escoltado por policías de la Fuerza Pública de Pavas, para enfrentar un proceso por una denuncia por abuso sexual. Al ingresar, sostuvo que todo había sido un malentendido y un montaje. | MELISSA FERNÁNDEZ
El exdiputado Justo Orozco entró anoche a las 6:20 p. m. al Tribunal de Flagrancia de San José, escoltado por policías de la Fuerza Pública de Pavas, para enfrentar un proceso por una denuncia por abuso sexual. Al ingresar, sostuvo que todo había sido un malentendido y un montaje. | MELISSA FERNÁNDEZ

El exdiputado evangélico Justo Orozco, de Renovación Costarricense, se libró de enfrentar un juicio expedito, por los presuntos delitos de abuso sexual y privación de libertad, gracias a una petición de exámenes psiquiátricos y psicológicos que hizo su abogado, Hugo Navas.

Navas solicitó que se realizaran esos análisis a la mujer de 29 años que, el martes, denunció a la policía que el exlegislador la habría llevado a un motel y ahí, aparentemente la habría tocado.

Esa gestión obligó a prologar el proceso e impidió que se pudiera tramitar el caso en el Tribunal de Flagrancia del Primer Circuito Judicial de San José, el cual tiene un plazo máximo de 15 días para dictar sentencias.

Ahora, en su lugar, Orozco será procesado por la vía ordinaria, en el Juzgado Penal de Pavas, donde los jueces no tienen un límite de tiempo para resolver la querella.

El Tribunal de Flagrancia tomó la decisión de pasar el caso a la vía ordinaria ayer en la madrugada, tras determinar que es “poco probable” que los resultados de los exámenes estén listos dentro de 15 días. Así lo confirmó la oficina de prensa del Poder Judicial.

Por su parte, Navas asegura que hizo la solicitud porque, en su criterio, existen inconsistencias en la denuncia de la presunta víctima, la cual se tramita bajo el expediente 15-000815-1283-PE.

“En este caso, por las incongruencias de la denuncia, solicité los dos exámenes contra la supuesta ofendida. El plazo de flagrancia establece un plazo de 15 días de máximo (para resolver). Esta causa, con esos exámenes, a veces se tarda un mes y de esa manera es que tendrá que enviarse a la vía ordinaria para poder cumplir con ese requisito que se solicita en delitos de carácter sexual”, justificó el abogado de Orozco.

Medidas cautelares. Si bien el exdiputado se libró de un juicio rápido y de 15 días de prisión preventiva, como solicitó el Ministerio Público, sí deberá cumplir con una serie de medias cautelares.

El Tribunal de Flagrancia le fijó un impedimento para salir del país, le ordenó firmar cada dos semanas en la Fiscalía de Pavas y mantener domicilio fijo.

Además, no podrá acercarse o perturbar a la presunta víctima en persona, por terceros, o bien, por medios electrónicos.

A Orozco la Fiscalía le atribuyen los supuestos delitos de abuso sexual agravado y privación de libertad. Según el Código Penal, la primera de esas conductas amerita una pena máxima de seis años de cárcel y la segunda, de tres.

De acuerdo con el fiscal adjunto, Celso Gamboa, el Ministerio Público no apelará la decisión del Tribunal de Flagrancia.

“No es un tema que requiere apelación en este momento, lo que estamos discutiendo es el abordaje del caso inicial en la Fiscalía de Pavas y valoraremos si reiteraremos nuestra postura ante el Juzgado Penal de Pavas, no ante el Juzgado del Primer Circuito como lo hicimos ayer”, expresó Gamboa.

Hechos. De acuerdo con el reporte que dio la supuesta ofendida, quien es vecina de Naranjo (Alajuela), ella fue citada por Justo Orozco a una entrevista de trabajo en el centro San José.

El novio de ella, un hombre de apellido Chavarría, relató la noche del martes que el exlegislador la convocó a la 1 p. m. en el Parque Nacional y de ahí la llevó a dar un recorrido por un centro educativo de su propiedad, pues ella aspiraba a obtener un empleo en ese lugar, ya que está por finalizar su estudios en Enseñanza de Educación Especial.