Por: Gerardo Ruiz R. 12 septiembre

San José

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, opinó que los organismos financieros regionales y multilaterales deben de girar créditos a los países que enfrenten crisis migratorias, como la que le tocó resolver a Costa Rica a finales del 2015.

Almagro visita San José para participar en un foro de alto nivel que se inició este martes para discutir los datos incluidos en el Informe Regional Flujos de Migrantes en Situación Migratoria Irregular, en el Hotel Barceló San José Palacio, con la presencia de 33 países de la OEA. Dicho estudio lo preparó la organización, a solicitud de Costa Rica.

El secretario general afirmó que, si bien no es posible pensar en que ese organismo continental cree un fondo de ayudas para países que enfrentan flujos masivos de extranjeros, sí se necesita que los entes financieros apoyen en esa labor.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro y el canciller, Manuel González (centro), participan en un foro de alto nivel sobre migraciones. Almagro dijo este martes que los organismos financieros internacionales deben apoyar la atención de crisis migratorias.
El secretario general de la OEA, Luis Almagro y el canciller, Manuel González (centro), participan en un foro de alto nivel sobre migraciones. Almagro dijo este martes que los organismos financieros internacionales deben apoyar la atención de crisis migratorias.

"Es importante que los organismos de financiación, como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), o el Banco Mundial tengan el tema migratorio en la agenda", comentó el diplomático.

Entre diciembre del 2015 y abril del 2016, Costa Rica tuvo que albergar a más de 4.300 cubanos que migraron desde Suramérica con el objetivo de llegar a los Estados Unidos.

El país se vio en la obligación de enfrentar la crisis que generó la permanencia de los migrantes con recursos de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE).

Este martes, La Nación solicitó a Casa Presidencial la cifra definitiva que tuvo que invertir el Poder Ejecutivo para atender la migración masiva. Sin embargo, al cierre de esta entrega la sede del Gobierno no facilitó el dato.

La crisis de migrantes cubanos y extracontinentales fue atendida en parte con recursos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Su directora general adjunta, la exembajadora costarricense ante la ONU, Laura Thompson, afirmó que, a pesar de que la entidad posee un fondo para apoyar a migrantes que están varados y en situación de vulnerabilidad, no es suficiente para cubrir la atención de acumulaciones masivas de viajantes.

"Una de las funciones más importantes que como organismo realizamos es visibilizar esas necesidades a los países donantes y crear las condiciones para que haya un aporte financiero a situaciones específicas y a movimientos migratorios masivos", comentó Thompson.

Durante el foro de alto nivel, Luis Almagro también dijo que el modelo de gestión migratoria de Latinoamérica es inadecuado, en relación con las características de los flujos actuales de migrantes.

Tanto él, como el canciller costarricense, Manuel González, abogaron porque los países de la región se articulen de mejor manera para enfrentar situaciones similares a la del 2015.

Según González, Costa Rica intentó lograr ese objetivo durante la crisis de migrantes cubanos; sin embargo, reconoció que ni la membresía de la OEA, ni la de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) respondieron al llamado costarricense.

"Se hacen declaraciones, se asumen compromisos internacionales, hay párrafos incluidos en las declaraciones presidenciales de la CELAC sobre el tema migratorio, pero, a la hora que se dio el problema, no hubo una respuesta adecuada por parte de la CELAC, esa es la realidad", lamentó el jefe de la diplomacia costarricense.

Para Almagro, también es necesario que aumente el apoyo de los países de la región al sistema de datos por conteo de migrantes que tiene la OEA, una herramienta que puede ayudar a disminuir el impacto de los flujos migratorios sobre los países de tránsito.

Entre enero y agosto del 2017, según la viceministra de Gobernación, Carmen Muñoz, basada en datos de la Dirección General de Migración y Extranjería, a Costa Rica ingresaron 2.916 migrantes, en su mayoría asiáticos y africanos.

Durante el foro se planteó que en un año, entre noviembre del 2015 y noviembre del 2016, por Costa Rica transitaron 26.000 migrantes irregulares. De ese total, unos 18.000 eran africanos y haitianos.