Respaldo se cae por razones diversas, desde un permiso, un tajo y hasta un libro

Por: Aarón Sequeira, Natasha Cambronero, Esteban Oviedo 31 marzo, 2015
Luis G. Solís y el ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, con la fracción del Frente Amplio. | EYLEEN VARGAS
Luis G. Solís y el ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, con la fracción del Frente Amplio. | EYLEEN VARGAS

Voto a voto se desmorona el apoyo que el Frente Amplio (FA) le prometió al oficialismo para la elección, el 1.° de mayo, de la presidencia del Congreso.

De los nueve diputados frenteamplistas, cuatro ya no están dispuestos a respaldar al candidato que postule el Partido Acción Ciudadana (PAC), agrupación que llevó al poder al presidente Luis Guillermo Solís.

Lo dijo luego de que los legisladores del FA se reunieron en Zapote con Solís y el ministro de Presidencia, Melvin Jiménez.

Otro camino. Los diputados que ya no planean apoyar una eventual reelección del PAC en la presidencia del Directorio legislativo son Ligia Fallas, Jorge Arguedas, Carlos Hernández y el subjefe de fracción, Edgardo Araya.

Y las razones que argumentan son distintas en cada caso.

Fallas alegó que durante el primer año de esta administración, la bancada del Gobierno comprobó que se dedica al “continuismo” del pasado.

“Yo no voy a votar por el PAC. No hay un compromiso serio de solucionar los problemas estructurales del país, no hay una propuesta clara para crear más empleo, solo nos piden más impuestos y, tras de eso, solo se busca beneficiar a las transnacionales”, dijo la congresista.

En el caso de Arguedas, retiró su voto luego de calificar como inaceptable que el canciller Manuel González apareciera en una fotografía con un libro escrito por el exsecretario de Estado de EE. UU., Henry Kissinger.

Por su parte, Hernández alega que el Gobierno tiene desatendida a Puntarenas: “He dicho que no cuenten con mi voto mientras algunos asuntos relacionados con mi provincia no se arreglen. Por ejemplo, el compromiso con la construcción del nuevo hospital. Hemos manifestado varias situaciones por resolver, pero no se ha logrado nada”.

Sostuvo que no se pueden dar cheques en blanco y dijo que la fracción ha escuchado, además de al actual presidente legislativo, Henry Mora, a otros candidatos, como Ottón Solís, del PAC, y a la libertaria Carmen Quesada.

Por último, el subjefe Araya está inconforme con el manejo que la administración Solís ha dado al tema de los permisos ambientales para explotar el tajo La Asunción, en Limón, de donde saldría material para la construcción del megapuerto de Moín.

“Siempre lo he dicho claro, que no se crean que es un voto incondicional o que ellos lo den por descontado. Con el colerón que tengo, en este momento no votaría por el PAC para el Directorio. Insistiríamos en un directorio multipartidista, que todos tengamos responsabilidad”, señaló.