'Le doy gracias a Dios de que ellos (los campesinos) van a pasar una feliz Navidad', dice ministro de Seguridad

Por: Irene Vizcaíno 23 diciembre, 2015

Los campesinos de la finca Chánguina, en Palmar Sur de Osa, pueden estar tranquilos, pues no serán desalojos en Navidad. La Sala Constitucional frenó la acción al acoger para estudio un recurso de amparo presentado por la Defensoría de los Habitantes.

Gustavo Mata, ministro de Seguridad Pública, confirmó esta tarde que ya fue notificado de la decisión de la Sala de admitir la gestión y se manifestó satisfecho.

"Soy muy respetuoso del criterio de la Sala y le gracias a Dios de que ellos van a pasar una feliz Navidad", expresó ayer vía telefónica.

Según el jerarca, él no está para desalojar personas sino para darles seguridad.

Los agricultores cerraron el paso de manera total el paso por el Térraba este jueves a las 7:30 p .m.
Los agricultores cerraron el paso de manera total el paso por el Térraba este jueves a las 7:30 p .m.

El Ministerio deberá esperar la resolución final de la Sala para determinar si debe o no acatar la orden del Tribunal Contencioso Administrativo, dada en setiembre, de desalojar la finca Chánguina. El plazo para la acción vencía el 25 de diciembre.

Montserrat Solano Carboni, defensora de los Habitantes, explicó que el argumento principal de la gestión interpuesta es que existen estándares internacionales, según los cuales no se deben ejecutar desalojos en fiestas religiosa como la Navidad.

"No estamos en contra en contra del derecho a la propiedad, sino contra la forma en cómo se puede ejecutar un desalojo", dijo Solano.

En este momento, la Defensoría no tiene claro cuál es el protocolo para realizar este tipo de diligencias en el país. Internacionalmente, dijo, se conocen principios básicos como que las acciones no pueden ejecutarse de noche o exponer a personas vulnerables como niños y adultos mayores.

Tales principales, dijo Solano, se violentaron en el desalojo de julio pasado.

En la finca Chánguina están asentadas unas 90 familias, que tienen un conflicto con los propietarios de la finca. Este problema se ha prolongado por 14 años.