Sala argumentó que carece de competencias para conocer impugnaciones a normas constitucionales originarias.

Por: Gerardo Ruiz R., Natasha Cambronero 6 abril, 2016
La Sala Constitucional no aceptó una acción de inconstitucionalidad que pretendía abrir la puerta a la reelección continua de los diputados.
La Sala Constitucional no aceptó una acción de inconstitucionalidad que pretendía abrir la puerta a la reelección continua de los diputados.

San José

Los magistrados de la Sala Constitucional rechazaron por mayoría, este miércoles, entrar a conocer una acción de inconstitucionalidad con la que varios diputados pretendían legalizar la reelección continua de los legisladores.

En un comunicado de prensa, el alto Tribunal informó de que el rechazo se debió a que, de forma reiterada, se ha resuelto que la Sala IV carece de competencias para resolver impugnaciones a normas constitucionales originarias, es decir, las que fueron incluidas en la Constitución Política de 1949.

La acción de inconstitucionalidad contra el artículo 107 de la Carta Magna la presentaron el 15 de marzo siete diputados de seis partidos políticos.

Ese artículo prohíbe la reelección continua de los diputados y, en su lugar, dispone que un excongresista deberá esperar cuatro años si desea volver al Parlamento.

La magistrada Nancy Hernández salvó el voto parcialmente y rechazó por el fondo la acción planteada, al considerar que el artículo 107 de la Constitución no es contrario al artículo 23 de la Convención Americana de Derechos Humanos, como lo alegaron los diputados accionantes.

Ellos eran los diputados Marvin Atencio y Víctor Morales Zapata, de Acción Ciudadana (PAC); Otto Guevara, del Movimiento Libertario; Ronny Monge, de Liberación Nacional (PLN); Gerardo Vargas Rojas, de la Unidad (PUSC); Mario Redondo, de Alianza Demócrata Cristiana (ADC); y Fabricio Alvarado, de Restauración Nacional.

Según alegaron, la prohibición violenta la garantía de derechos políticos de los ciudadanos. Argumentaron que, en el artículo 23 de la Convención Americana de los Derechos Humanos, no se incluye el haber sido electo previamente en un cargo de elección popular como restricción para participar en asuntos políticos.

Los firmantes coincidían en que el sistema político costarricense debería permitir la carrera parlamentaria, con el objetivo de que el Congreso capitalice la experiencia adquirida por quienes han sido diputados en el pasado.

Víctor Morales Zapata, uno de los firmantes de la acción, dijo que lo único que se pretendía era conocer el criterio de la Sala Constitucional respecto de la reelección continua de los diputados.

"Para mí, es capítulo cerrado", afirmó, con relación al rechazo de plano de la acción.

El libertario Otto Guevara, en tanto, dijo que el fallo de la Sala no es "jurídicamente consistente" pues, en su criterio, riñe con un fallo previo donde, en materia de naturalización, los magistrados sí accedieron a conocer una impugnación contra lo que habían plasmado los constituyentes originales.

"Se cierra esa puerta y lo que corresponde es plantearlo mediante una reforma entera a la Constitución", estimó Guevara.

Gerardo Vargas Rojas, del PUSC, agregó: "No me sorprende el rechazo, para nada, lo que me alegra de todo este tema es que quedó planteado que hay un grupo de diputados que creen en la carrera parlamentaria y en que la forma en que se eligen los diputados debe replantearse en este país. Yo veo que sea difícil que el tema se discuta en una reforma a la Constitución".

Mario Redondo agregó que a la democracia le conviene la reelección sucesiva, pero no es una obsesión. "Una reforma me parece que puede ser muy difícil por la naturaleza del reglamento de la Asamblea. Pero voy a sortear el tema con los otros diputados con quienes planteamos la acción de inconstitucionalidad", dijo.