Costa Rica enviará a la directora de Migración, Kathya Rodríguez.

Por: Gerardo Ruiz R. 21 diciembre, 2015

La reunión técnica en la que el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) va a tratar el tema de la crisis migratoria cubana se trasladó para este martes, al mediodía, en México.

Originalmente, la cita iba a ser hoy en El Salvador, con la presencia de la directora de Migración de Costa Rica, Kathya Rodríguez y de un funcionario de la Cancillería.

Costa Rica se retiró el viernes de la mesa política del organismo regional, reclamando por la falta de acción de sus autoridades y la nula solidaridad de parte de los gobernantes de la región quienes no quisieron prestar los territorios de sus países para permitir el tránsito de más de 6.000 cubanos varados en Costa Rica.

Pese a la salida del SICA, el presidente Luis Guillermo Solís anunció que el país seguiría buscando, de forma bilateral, una salida a la crisis de los migrantes cubanos.

El mandatario alabó el respaldo hacia las acciones de su gobierno relacionadas con la crisis migratoria. Específicamente agradeció a naciones como Panamá, República Dominicana, El Salvador y Honduras.

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís (der.) anunció el viernes la salida de Costa Rica de la mesa política del SICA. No obstante, también indicó que su gobierno seguirá impulsando acciones diplomáticas bilaterales para solucionar la crisis provocada por miles de migrantes cubanos.
El presidente de la República, Luis Guillermo Solís (der.) anunció el viernes la salida de Costa Rica de la mesa política del SICA. No obstante, también indicó que su gobierno seguirá impulsando acciones diplomáticas bilaterales para solucionar la crisis provocada por miles de migrantes cubanos.

Desde el sábado 19 de diciembre, Costa Rica cerró su frontera a más migrantes cubanos. El propio gobernante anunció el viernes que su gobierno expulsaría a todo cubano que no estuviera en la lista de los 2.000 que ya habían solicitado su visa de ingreso a Costa Rica. Ellos serán los últimos que el país recibirá.

La crisis por los migrantes cubanos estalló el 15 de noviembre cuando Nicaragua cerró su frontera al paso de unas 2.000 personas de esa nacionalidad que habían atravesado por tierra varios países de Suramérica en su intento de llegar a Estados Unidos, donde serían recibidos de forma legal gracias a la Ley de Ajuste Cubano.

Después, otros países, como Guatemala y Belice, también se negaron a recibir a los cubanos, por lo que la cantidad de migrantes ha ido creciendo en Costa Rica hasta superar las 7.000 personas, según proyecciones de Migración.