Diputado socialcristiano dijo que la prioridad en un eventual gobierno suyo será la generación de empleo y el combate al trabajo informal

Por: Natasha Cambronero, Gerardo Ruiz R. 6 marzo
El diputado Rafael Ortiz inscribió este lunes su precandidatura presidencial en el PUSC. En la mesa principal estuvieron presentes sus compañeros de bancada Jorge Rodríguez y Humberto Vargas; su pareja Laura Valverde, el expresidente de la República Abel Pacheco y el jefe de su campaña, el exministro de Transportes Randall Quirós.
El diputado Rafael Ortiz inscribió este lunes su precandidatura presidencial en el PUSC. En la mesa principal estuvieron presentes sus compañeros de bancada Jorge Rodríguez y Humberto Vargas; su pareja Laura Valverde, el expresidente de la República Abel Pacheco y el jefe de su campaña, el exministro de Transportes Randall Quirós.

El diputado Rafael Ortiz, de la Unidad Social Cristiana (PUSC), no descarta renunciar a su curul en la Asamblea Legislativa si resulta electo como el candidato presidencial de su partido en la convención interna del 4 de junio. En tanto, el empresario Gerald Murray se quedó sin inscribir su precandidatura este lunes, último día que habilitó la fuerza rojiazul para el registro de precandidaturas presidenciales.

Ortiz y Murray enfrentan ahora realidades distintas. El primero está listo para enfrentar a Rodolfo Piza por la candidatura presidencial del PUSC, mientras que la esperanza del segundo de participar en la convención está puesta en recursos de amparo electorales que presentó ante el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

"De momento, de aquí a la convención voy a seguir trabajando, porque también como usted sabe, estamos impulsando proyectos muy importantes y seguiremos trabajando. Ya veremos después de que pase la convención si podemos seguir trabajando como diputado, de momento vamos a seguir ahí (en el Congreso)", afirmó Rafael Ortiz.

"(Esa decisión) la tendremos que valorar en ese momento, lo que no voy a hacer es dejar de cumplir con mis obligaciones (como diputado), si en algún momento veo que no las puedo cumplir, pues tomaría una decisión, en eso siempre seré responsable", expresó el congresista alajuelense después de confirmarse que cumplió con todos los requisitos establecidos por el Comité Ejecutivo y el Tribunal Electoral Interno (TEI) del PUSC.

Durante su discurso ya como precandidato oficial del PUSC, Ortiz se proclamó como un socialcristiano de "estirpe". Asegura que él enarbola los principios fundacionales de la Unidad.

Al mismo tiempo, evitó entrar en confrontaciones con su rival inmediato, el también precandidato rojiazul Rodolfo Piza. Alega que serán los electores los encargados de definir cuál es la mejor opción y quién de los dos representa los raíces de la agrupación.

"He inscrito mi precandidatura porque creo que un partido de inspiración socialcristiana debe ser representado por un líder de estirpe socialcristiana, después de ocho años de gobiernos liberacionistas, de cuatro de un gobierno que no se sabe qué es, ni pará dónde va, el país va a quedar con las finanzas públicas en crisis, más del 50% de los trabajadores en desesempleo y en empleo informal, con las principales obras públicas en veremos, con la pobreza con muy poca disminución, con el Estado cada vez más lento e ineficiente, con los mismo problemas de ética que algunos prometieron erradicar y con un país que cada vez cree menos en la política y en los políticos.

"En ese contexto, por primera vez desde el 2002, el PUSC tendrá posibilidades reales de ganar las elecciones presidenciales y obtener una gran cantidad de diputados. Pero si queremos a partir de mayo del 2018 un gobierno socialcristiano, debemos llevar en el alma la marca de la justicia social, a la dignidad del ser humano, de la búsqueda sincera del bien común con lo que eso significa en la segunda década del siglo XXI", declaró Ortiz.

No obstante, sí atacó a Piza y a un sector de la cúpula del PUSC por el monto de ¢40 millones que se estableció como requisito para inscribir la precandidatura.

En su criterio, ese monto es desproporcionado y limita la libre participación en la contienda socialcristiana, por eso no presentó ningún comprobante de depósito de esa suma, pues está a la espera de que se resuelva un recurso de amparo electoral que interpuso ante el TSE.

Uno de los financistas de su campaña, el también diputado del PUSC Humberto Vargas, afirma que parte de ese dinero se quiere utilizar para pagar deudas que generó Piza cuando era secretario general del partido y que ahora, la tendencia de Ortiz no considera que deba afrontar esos pagos pendientes.

Rechazada su inscripción, rompió el cheque

Por su parte, Gerald Murray acudió a la sede socialcristiana a las 3 de la tarde de este lunes. Sin embargo, no inscribió su precandidatura. Su versión apunta a que el TEI se lo impidió por no cumplir con los dos años de militancia partidaria que exigió como requisito a todos los que deseaban ser precandidatos.

"Presenté un recurso de amparo electoral para que el TSE elimine el requisito de dos años de militancia porque en democracia lo que impera es la Constitución Política que, en su artículo 131, indica que para ser presidente o vicepresidente de la República solo se requiere ser costarricense por nacimiento y ciudadano en ejercicio, ser del Estado seglar y ser mayor de treinta años. Ahí no dice nada de años de militancia, ni que es necesario pagar una cuota", afirmó.

Por eso es que Murray afirmó que si el TSE le rechaza su recurso de amparo electoral, acudirá a la Sala Constitucional para defender sus derechos.

"Aquí lo que tenemos es que un pequeño grupo de amigos de Rodolfo Piza en el Comité Ejecutivo y en el TEI quizo siempre impedir a toda costa la inscripción de precandidaturas para que don Rodolfo fuera ojalá el único precandidato. Es parte de lo que siempre he denunciado, de que existe una mafia político-empresarial que controla quiénes son los candidatos para luego imponerles su agenda", reclamó Murray.

Sin embargo, el presidente del TEI social cristiano, Alfredo Núñez, rechazó todas las acusaciones y afirmó que Murray, igual que Miguel Carabaguíaz, nunca presentó una solicitud formal de inscripción de su precandidatura.

"Por eso no es cierto que alguien le impidió la inscripción, porque nunca la solicitó. Lo que hizo el señor Murray fue solicitar que el TEI le aclarara el requisito de los años de militancia como requisito para inscribirse, pero nunca presentó una solicitud que nostros, como tribunal, pudiéramos evaluar", afirmó el jerarca.

Sobre las acusaciones de un presunto favorecimiento para Piza, Núñez recalcó que el TEI le ha dado el mismo trato a todos los que demostraron interés en presentar una precandidatura.

"Tenemos un deber de objetividad. Una persona que ni siquiera presentó una solicitud formal no puede decir que se le rechazó su inscripción", justificó.

Prioridades. Así las cosas, el PUSC se encamina hacia su convención del 4 de junio con dos precandidatos: Piza y Ortiz.

El diputado, por ejemplo, dijo que en un eventual gobierno suyo, la prioritario será generar puestos de trabajo, combatir el empleo informal e incrementar el número de personas que cotizan para el régimen del Seguro Social.

También dijo que es necesario racionalizar el gasto del Estado pero "sin demonizar a los empleados públicos".

"Desde luego que es bonito que haya patitos en los ríos, pero la prioridad nuestra es que haya empleo para todos los trabajadores, alimentos en todos los hogares y derecho a la pensión para todos los adultos mayores", manifestó Ortiz en respuesta al inicio del discurso que ofreció Rodolfo Piza el viernes pasado.

Ese día, Piza dijo: "Tenemos un gran reto, recuperar nuestro país, volver a creer que podemos construir grandes obras, como el metro, que podemos bajar la criminalidad, que podemos tener patos en nuestros ríos, que podemos crear las oportunidades para que las personas puedan trabajar, estudiar o emprender."

El diputado Ortiz inscribió su candidatura en compañía del expresidente de la República Abel Pacheco (2002-2006), quien alabó la constancia de Ortiz y de su familia, desde hace cuatro generaciones, dentro del partido.

Además, estuvieron sus compañeros de bancada Humberto Vargas y Jorge Rodríguez; los exministros de Transportes Randall Quirós y Mariano Guardia; el exministro de la Presidencia Ricardo Toledo; y los exdiputados Jorge Eduardo Sánchez y José Manuel Echandi, quien volvió a la Unidad para darle la adhesión a Ortiz.

Etiquetado como: