Piza y jefe de fracción lo atribuyen a efectos de campaña y algo de inexperiencia

Por: Álvaro Murillo 7 julio, 2014

“La euforia electoral de la segunda ronda le ha retrasado el inicio de la acción de gobierno. Espero que asuma esa tarea para que todos los actores políticos nos pongamos de acuerdo para sacar adelante este país”.

Esta es la lectura que, sobre el gobierno de Luis Guillermo Solís, hace hasta ahora Rodolfo Piza, excandidato presidencial del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), una de las agrupaciones aliadas del oficialismo en la conformación del Directorio legislativo.

La opinión de Piza coincide con la del jefe de los diputados rojiazules, Rafael Ortiz, quien considera que “es evidente que el gobierno no ha logrado aún acomodarse”.

Esto lo dicen las voces del PUSC en el día 57 del gobierno de Luis Guillermo Solís, después de una semana en que el presidente y su ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, han reconocido que enfrentan circunstancias distintas a las que esperaban , en problemas como el encarecimiento de los servicios públicos.

“Hace falta que don Luis Guillermo empiece a gobernar. Ha pesado mucho la cercanía de la campaña electoral. Espero que tome el camino y podamos ver las propuestas fundamentales que el país necesita para cambiar, con acciones más concretas”, comentó Piza, cuya bancada es de ocho diputados.

Solís dice estar preparando un informe sobre el estado en que halló al país después de la administración de Laura Chinchilla y sobre las líneas de acción de este nuevo gobierno, pero ese lo presentará hasta que llegue el día 100, a mitad de agosto.

“Espero que se sea un informe serio. Es insoslayable que a los 100 días tenga definida su ruta, más allá de las promesas y las expectativas. Eso dará confianza en el Gobierno, aunque contenga malas noticias”, opinó Ortiz, quien recordó que no han recibido en el Congreso ningún proyecto de ley de peso. Y añade: “El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) pidió esta semana a los diputados desestimar el proyecto de ley de contingencia eléctrica, que amplía los márgenes de generación hidroeléctrica de empresas privadas, lo cual podría abaratar la tarifa de la luz.

”Uno de los problemas más serios es la energía. Ahora dicen que necesitan 18 meses para tener una propuesta. Sabemos que no lo van a resolver en dos meses, pero sí se necesita una ruta”, dijo Ortiz.