Por: Mercedes Agüero 7 noviembre, 2013

El Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) tocará las puertas de los medios de comunicación en busca de crédito para la divulgación de sus anuncios publicitarios.

Tal situación obedece a la escasez de recursos que enfrenta la agrupación a un mes y una semana de haber empezado la campaña.

El candidato socialcristiano, Rodolfo Piza, acude a esta estrategia luego de que lograra sacar al partido de la condición de moroso gracias a un primer pago hecho a Asignaciones Familiares.

Piza declaró ayer, en conferencia de prensa, que gracias a préstamos y donaciones de candidatos a diputado, de su persona y otros militantes del PUSC, reunieron ¢40 millones para pagar deudas.

De ese monto, ¢39,2 millones fueron depositados en cuentas del Fondo de Desarrollo Social y Asignaciones Familiares (Fodesaf), entidad con la cual mantenía un pendiente de ¢67,3 millones, pero alcanzó un arreglo de pago.

Según Piza, en el caso de la Caja, más bien hay un saldo a favor pues en cuentas judiciales tienen depósitos por ¢145,3 millones y el pendiente es de ¢120,8 millones.

El PUSC negocia un fideicomiso con el Banco de Costa Rica por unos ¢600 millones para la campaña.