Oposición exige cuentas por los nombramientos y nuevo departamento

Por: Aarón Sequeira 13 octubre, 2014
Los diputados socialcristianos Luis Vásquez y Jorge Rodríguez (a la izquierda y a la derecha) acompañan al presidente legislativo, Henry Mora, en la mesa del Directorio. | JORGE ARCE
Los diputados socialcristianos Luis Vásquez y Jorge Rodríguez (a la izquierda y a la derecha) acompañan al presidente legislativo, Henry Mora, en la mesa del Directorio. | JORGE ARCE

Desde que se conformó el Directorio de la Asamblea Legislativa, en mayo, las decisiones administrativas del Primer Poder de la República han estado dominadas por la Unidad Social Cristiana (PUSC).

Los criterios socialcristianos se imponen en el Directorio, compuesto por Luis Vásquez y Jorge Rodríguez, del PUSC, y Henry Mora, del Acción Ciudadana (PAC).

Esa mayoría de dos a uno le permite a la Unidad tener el dominio.

La discusión más reciente es la transformación de la Oficina de Iniciativa Popular en el Departamento de Participación Ciudadana, estructura que tendría un director y tres jefes de área y que costaría al Congreso ¢34 millones al año.

A la cabeza de ese departamento estaría el funcionario Juan Carlos Chavarría, quien fue asesor del PUSC con el exdiputado Wálter Céspedes en el periodo anterior.

La creación del Departamento es cuestionada por los jefes de Liberación Nacional (PLN), Frente Amplio, Movimiento Libertario y Alianza Demócrata Cristiana.

“En todos los nombramientos predomina gente del PUSC. En ese departamento quieren poner puros caciques sin un solo indio”, dijo Juan Luis Jiménez, del PLN.

Gerardo Vargas, del Frente Amplio, criticó la ventaja que tendría la Unidad en decisiones como los nombramientos, la asignación de vehículos a los diputados para las giras, el reparto del personal y de viajes al exterior.

Entre las preocupaciones de los jefes de la oposición, se encuentra la posible duplicación de funciones que generaría ese departamento con otras dependencias y el hecho de que el nombramiento de Chavarría se dio sin concurso.

De hecho, de los 58 puestos vacantes que hay en la Asamblea, solamente tres se sacarían a concurso. La oposición cuestiona la forma en que se llenan las vacantes.

Pero el nombramiento de plazas no es la primera decisión cuestionable del Directorio.

El intento de quitar los dispositivos de rastreo satelital de los vehículos del Congreso fue polémico por poner en entredicho la transparencia con que se utilizarían esos carros. Los principales defensores de la idea fueron el primer secretario, Luis Vásquez, y el segundo secretario, Jorge Rodríguez.

La asignación de la representación internacional (que implica viajes al exterior) también ha sido objeto de polémica, luego de que la diputada del PAC Epsy Campbell cuestionara que el Directorio asignara a dos de sus miembros la vocería en foros en el extranjero.

La Nación intentó conversar con el presidente legislativo, Henry Mora; sin embargo, no respondió las llamadas que se le hicieron. Tampoco contestó el primer secretario, Luis Vásquez.