Ortiz, quien presentó el recurso de amparo electoral junto con Miguel Carabaguíaz, promete cancelar la cuota fijada la próxima semana

Por: Aarón Sequeira 30 marzo
El expresidente de la Caja, Rodolfo Piza, aspira a ser el candidato presidencial del PUSC para las elecciones de febrero del 2018.
El expresidente de la Caja, Rodolfo Piza, aspira a ser el candidato presidencial del PUSC para las elecciones de febrero del 2018.

El Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) deberá rebajar, en ¢5 millones, la cuota que les solicitó a Rafael Ortiz y a Rodolfo Piza por inscribirse como precandidatos, luego de que el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) resolviera un recurso de amparo electoral a favor del primero de ellos.

Según la resolución de los magistrados electorales, el Tribunal Electoral Interno de la agrupación política no puede cobrarles más de ¢35 millones a los aspirantes a candidato presidencial.

Sin embargo, la cuota exigida por el PUSC a todos los interesados en luchar por la candidatura presidencial socialcristiana era de ¢40 millones, aun cuando los interesados eran originalmente cuatro.

Al inscribirse, Ortiz no había presentado ningún comprobante del pago, amparado en el recurso que presentó y a la espera de esta resolución.

Consultado por La Nación, el diputado alajuelense dijo que desembolsará lo establecido por los magistrados electorales la próxima semana.

Andrei Cambronero, letrado del TSE, explicó que ya desde hace bastante tiempo ese Tribunal estableció una jurisprudencia según la cual los partidos políticos solamente pueden pedir un monto por inscripción que cumpla tres requisitos:

-Que sea igualitario para todos los precandidatos

-Que las cuotas se utilicen exclusivamente para financiar la convención y no ningún otro gasto partidario

-Que el monto sea razonable y proporcional, para que no sea desmedido

El reclamo lo elevó Ortiz ante el Tribunal Supremo junto con Miguel Carabaguíaz, quien originalmente pretendía ser precandidato presidencial, pero finalmente desistió por razones financieras y de militancia partidaria mínima.

En su reclamo, los rojiazules afirmaron que la cuota no solamente incluía los costos de la convención, sino también lo necesario para afrontar varias deudas que la Unidad tiene con sus acreedores.

La defensa presentada por Pedro Muñoz, presidente del comité ejecutivo nacional, era que el costo calculado para realizar la elección del candidato presidencial es de ¢88 millones.

De todas formas, el TSE desestimó ese argumento del reclamo, por cuanto consideró que el partido no sabía al principio cuántos precandidatos finalmente solicitarían la inscripción.

Cambronero explicó que, hace 12 años, el Tribunal había fijado el monto máximo por inscripción de candidaturas en ¢17.991.000 millones, cuota que traída a valor presente equivale a ¢35.039.271.

Aunque el recurso era conjunto entre Ortiz y Carabaguíaz, solo se declaró parcialmente con lugar, porque el segundo no inscribió su candidatura y su reclamo carecía de interés.

A pesar de que la orden del TSE es devolverles el exceso sobre la cuota ordenada a quienes hayan cancelado la cuota exigida, estableció que si Piza desea donar esos ¢5 millones, está en la libertad de hacerlo.

Conocida la resolución del Tribunal, Ortiz afirmó estar complacido, pues dice que es un llamado de atención al partido, para que "tome en cuenta que la cuota no debe ser irrazonable ni desproporcionada, para que no se imposibilite que los militantes se postulen a un cargo de elección popular".

Etiquetado como: