Se ejecutó el 81% del presupuesto

Por: Patricia Recio 27 abril, 2015

El Proyecto Equidad y Eficiencia de la Educación, que tenía como fin reducir las brechas de calidad educativa en las áreas rurales y territorios indígenas, materializó una "cantidad importante de productos", según un informó la Contraloría General de la República.

El informe de fiscalización, emitido por el Área de Servicios Sociales del ente contralor, determinó que para el desarrollo del proyecto se invirtieron $24,2 millones de los $30 millones del prestamo suscrito con el Banco Mundial. Esto implica que se ejecutó el 81% del presupuesto. Además se utilizaron $20 millones de la contrapartida local.

De acuerdo con la Contraoloría, durante la vigencia del proyecto (2007-2014) ingresaron ¢17.910 millones y se gastaron ¢17.207 millones.

Entre los objetivos materializados, la Contraloría destacó que se mejoraron o construyeron 78 de los 81 centros educativos en zonas indígenas que se tenían previstos; además se impulsó el modelo de redes educativas de colaboración que fue implementado en la Dirección Regional de Educación Sulá; también se creó un programa de capacitación en educación intercultural para el personal del MEP.

Además se logró la transformación de las telesecundarias en liceos rurales con un modelo de red educativa donde el liceo es el núcleo.

"Se encontró que, a marzo de 2015, se ha realizado el equipamiento tecnológico y la implementación del modelo pedagógico tecnológico en 42 de los 81 centros educativos beneficiarios del Proyecto", citó la Contraloría.

Liceo Rural de China Kichá es una de las instituciones que recibirá lecciones de Cultura.
Liceo Rural de China Kichá es una de las instituciones que recibirá lecciones de Cultura.

Entre los productos que no se materializaron el ente señaló la construcción de algunas obras y el equipamiento de tres escuelas en zonas indígenas que estaban programadas (Vesta de la Red Vesta, Sharabata de la Red Alto Quetzal y Jänkruhorä de la Red La Casona) y los talleres en las comunidades indígenas sobre el mantenimiento de las obras construidas.

Pese a que se finalizó la construcción de la DRE Sulá y sus seis sedes de circuito y que se entregaron en abril de 2014 a la fecha, en lo que respecta a la sede del circuito 04 no ha podido ser utilizada porque no tiene electricidad, agua ni equipamiento; la del circuito 06 se encuentra funcionando pero no cuenta con el servicio de electricidad y la propia Dirección Regional no está siendo utilizada porque no se han conectado la electricidad y el agua.

También, señalaron que faltan por concluir el currículo educativo para las comunidades indígenas, la implementación del Título II del Manual de Puestos Indígenas, la elaboración de los puestos del Título I y la capacitación sobre el Reglamento de Juntas de Educación y Administrativas en las Direcciones Regionales de los territorios indígenas.

La Contraloría además indicó que, pese a los resultados señalados, las cifras de la liquidación no resultan confiables debido a deficiencias de calidad en la información.

La entidad recomendó al Ministerio de Educación Pública valorar la construcción y equipamiento de las obras pendientes.

Etiquetado como: