Por: Álvaro Murillo 12 julio, 2014

Está aún en el período de 100 días que pidió para constatar cómo encontró el país, pero Luis Guillermo Solís aprovechó ayer la pregunta de un periodista para sacudirse de las críticas contra su gobierno por falta de acciones o de rumbo.

Solís, quien cumplió, esta semana, dos meses de ser presidente de la República, luego de una confusa campaña electoral y una victoria aplastante en segunda ronda, aseguró que su administración ha cumplido como debe. “No es cierto que el gobierno está impávido y descontrolado. Vamos perfectamente claros a los objetivos que nos planteamos”, dijo después de enumerar una serie de hechos que consideró logros de su gestión.

Habló de la solución de la huelga de maestros, de la captura de más de 10 toneladas de droga, de la gira a EE. UU. “para aplacar mercados que podían estar inquietos”, de inversiones de empresas privadas y de la atención del conflicto en el territorio indígena de Salitre.

También dijo que el Gobierno necesita tiempo para analizar decisiones importantes y que después del día 100 tendrá líneas más claras de acción.