Mandatario pretende crear "ecosistema" para atraer inversión extranjera en campo agrícola

Por: Gerardo Ruiz R. 28 agosto, 2014
En la imagen, el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, brinda su informe de labores de los primeros 100 días de gestión.
En la imagen, el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, brinda su informe de labores de los primeros 100 días de gestión.

San José

Los empresarios de varios sectores pidieron al presidente Luis Guillermo Solís señalar una ruta clara para alcanzar el desarrollo económico durante su Gobierno.

En la ronda de preguntas del auditorio tras el informe de los cien días, la presidenta de la Cámara de Exportadores (Cadexco), Laura Bonilla, pidió al gobernante contestarle cuál es el peso que él y su administración le dan al sector agrícola y, principalmente, al agroexportador, así como el rol que el Estado le asignará a ese sector en el crecimiento económico.

Solís respondió que su Gobierno le otorga a los empresarios agrícolas pequeños y grandes la mayor importancia, y prometió acciones para generar en ese sector mejores condiciones para la producción y para la generación de empleo.

El gobernante indicó que entre las acciones que ha ordenado para reactivar la producción agrícola están la aperturas de centros de acopio en las regiones Chorotega y Brunca, para beneficiar a los productores de esas zonas del país.

Pero el interés del presidente no solo se enfoca en la reactivación de la producción agrícola para el consumo interno, sino, que está en proceso de crear un "ecosistema" que permita a los productores nacionales exportar más y que contribuya a atraer inversión extranjera directa en esa área de la economía costarricense, con la instalación de más empresas foráneas.

En tanto, Rubén Pacheco le pidió a Solís –en nombre de los empresarios del sector turístico– que emita lo antes posible un plan nacional de turismo que le permita a ese sector crecer a un ritmo de entre un 18 y un 20% anual, como lo hacía antes.

Según Pacheco, ese crecimiento económico generaría en tributos más de $2.000 millones en cuatro años de Gobierno, más de lo que recaudaría Hacienda con la directriz de gravar todas las actividades turísticas que antes estaban exentas del impuesto sobre las ventas, decisión que causa molestia en el sector.

Al respecto, Solís anunció al país que esas inquietudes del sector turístico las discutirá el Gobierno en el corto plazo en una mesa nacional de diálogo con ese sector.