Por: Esteban Mata Blanco 27 diciembre, 2015

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, tomará este año un receso de ocho días, de cara a sus labores del 2016.

Solís permanecerá en contacto con el gabinete. | JORGE ARCE
Solís permanecerá en contacto con el gabinete. | JORGE ARCE

En una escueta respuesta de la jefatura de prensa, Casa Presidencial precisó que el mandatario descansará con su familia entre el miércoles 30 de diciembre y el miércoles 6 de enero.

Zapote añadió que Solís no saldrá del país, como sí sucedió el año pasado, cuando estuvo en Brasil y China. En aquella ocasión, el Año Nuevo coincidió con su asistencia a la toma de posesión de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff. Luego, viajó en gira oficial al gigante asiático.

Esta vez, informó la oficina de prensa de Casa Presidencial, el mandatario “permanecerá en el territorio nacional y, como es habitual, estará en permanente comunicación con el Gabinete, para el monitoreo y atención de los asuntos de interés nacional”.

La Asamblea Legislativa, por su parte, reanudará labores el 11 de enero, luego de 21 días de descanso.

El cierre del año toma a Solís y al Gobierno en medio de fuertes tensiones migratorias y regionales, luego de que el 21 de diciembre se anunciara la salida de Costa Rica de las mesas políticas del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), por la crisis de los migrantes cubanos que están varados aquí.

La decisión obedeció a la negativa de Nicaragua, Guatemala y Belice a prestar sus territorios para permitir el paso de los isleños hacia Estados Unidos.

El viernes 18, luego de retirarse de la cumbre del SICA en San Salvador, como protesta, el presidente también dijo que se suspendía el otorgamiento de visas de tránsito a cubanos.

Solís dijo que tomaría pocos días de descanso, pues sostuvo que el Gobierno debía estar listo para deportar a los migrantes que encuentre en territorio costarricense de manera ilegal.